Identificada una nueva terapia en laboratorio contra el cáncer de ovario

Identificada una nueva terapia en laboratorio contra el cáncer de ovario

|

Con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer de Ovario, que cada año se celebra el 8 de mayo, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), quiere poner de manifiesto mediante distintas acciones la importancia de conocer los síntomas que presenta y que no siempre son demasiado conocidos.


Los más frecuentes son mayor tamaño abdominal, distensión persistente; dificultad para comer, y sentirse llena rápidamente; dolor abdominal o pélvico persistente; y necesidad de orinar con mayor urgencia o más frecuentemente. Puede también haber otros síntomas como el cambio en los hábitos intestinales, sangrado vaginal anormal, fatiga y pérdida de peso inesperada o aumento de peso (en este caso alrededor del abdomen.


La mayoría de los casos se diagnostican entre 45 y 75 años, aunque hay un número significativo de casos desde los 30 años y no es infrecuente diagnosticar a los 15 años. En España se diagnostican unos 3.300 casos anuales lo que representa el 5% de los cánceres entre las mujeres


Para concienciar y sensibilizar, desde la asociación se han diseñado diferentes intervenciones en Salamanca. Este martes hubo una mesa informativa en la Plaza del Liceo y en San Juan De Sahagún de 11:00 a 14:00 horas. Además, permanece decorada la plaza del Oeste con banderines de color azul (color de la campaña) y manteles azules en los bares, con la colaboración de la asociación de vecinos ZOES.


Nueva terapia


El proyecto 'Desarrollo de nuevas terapias en cáncer de ovario', dirigido por el doctor Alberto Ocaña y Atanasio Pandeilla, que ha sido financiado por CRIS Contra el Cáncer, ha demostrado la efectividad en el laboratorio de una nueva combinación de compuestos a la hora de eliminar las células tumorales de ovario.


"Los avances los acabamos de publicar en la revista Molecular Cancer Therapeutics con el título 'Interacción letal sintética entre compuestos inhibidores de Aurora quinasas e inhibidores de CHK1 en el cáncer de ovario'. En este trabajo se analizaron diferencias génicas entre células de ovario normal y células de cáncer de ovario para detectar diferencias que pudieran indicarnos funciones biológicas atacables en las células tumorales", ha señalado Pandiella.


La fundación ha invertido en tres años 150.000 euros en el proyecto, que se ha desarrollado en el Centro de Investigación del Cáncer de la Universidad de la Salamanca y en el laboratorio de Oncología Traslacional del Hospital de Albacete, Universidad de Castilla La Mancha. Y en 2018, CRIS donará otros 50.000 euros a este proyecto innovador.


Por su parte, Ocaña ha explicado que "se observó que la interacción entre inhibidores de CHEK1 e inhibidores de Aurora A, dos proteínas que regulan el crecimiento de las células, era altamente efectiva en distintos modelos, usándose fármacos que están actualmente evaluándose en pacientes. Esto es relevante porque, estas las alteraciones en estas proteínas son frecuentes en tumores de ovario, y se asocian a un peor pronóstico".


"Abrimos esta línea de investigación de cáncer de ovario porque creemos firmemente que la investigación es el único camino para erradicar, o por lo menos cronificar, el cáncer de ovario, uno de los cánceres que aparece sin avisar y en estado avanzado, ya que no existe prevención para este tipo de tumor", ha comentado la directora de la Fundación CRIS Contra el Cáncer, Marta Cardona.