Berkeley lamenta los ataques sin argumentos contra la mina de Retortillo

Berkeley lamenta los ataques sin argumentos contra la mina de Retortillo

|

El vicepresidente ejecutivo de Berkeley Minera España, Francisco Bellón, ha mostrado su malestar por "ver de qué manera los grupos de oposición intentan detener este proyecto, sin ningún argumento técnico, científico ni legal", en referencia a la mina de uranio que la compañía pretende abrir en la zona de Retortillo.


Sobre estos grupos, contrarios a la apertura, Bellón ha criticado su postura "incluso yendo en contra de los deseos de la población que están ahí para representar, actuando, por tanto, solo en su nombre, y sin ofrecer ninguna alternativa a la gente que encuentra en este proyecto la esperanza de toda una comarca".


Así lo ha señalado a través de un comunicado de la compañía, en el que la entidad ha querido "responder a todas aquellas personas que sin justificación alguna amenazan los empleos de 68 trabajadores que trabajan en el 'Proyecto Salamanca' y los puestos de trabajo futuros", que incluyen los 110 residentes de Villavieja que han solicitado trabajo a la compañía, según sus palabras.


La entidad minera ha invertido más de 70 millones de euros en la provincia de Salamanca en la última década e invertirá otros 250 millones en los próximos años, ha continuado sobre una inversión que "desarrollará un negocio sostenible en la zona, creará más de 2.500 empleos directos e indirectos de alta calidad a largo plazo, impulsará las empresas locales, mejorará las infraestructuras locales, incluyendo escuelas que no han sido remodeladas durante décadas, y negocios que han desaparecido, como estaciones de servicio, que volverán a desarrollarse en la zona".


En este sentido, Berkeley Minera España ha puesto de relieve la formación ya materializada para "más de cien residentes locales" con el propósito de que sean ellos los que cubran los puestos que "se están generando" en torno al proyecto."Muchos de los cuales ya están trabajando en la compañía", ha apostillado.


Asimismo, la empresa minera ha avanzado en su comunicado público que "más de la mitad de las próximas contrataciones para la próxima fase de las obras procederá de Retortillo y Villavieja de Yeltes". "Sin embargo, a pesar de todo esto, todavía hay personas que están haciendo todo lo posible por detener este proyecto que tiene el potencial de contribuir a resolver el problema de la despoblación, y atraer mucha gente a una región con los niveles más altos de desempleo en la Unión Europea, amparados en comentarios injustificados y sin argumentos", ha asegurado.


Según el comunicado de Berkeley, "en Villavieja de Yeltes por ejemplo, la única gasolinera que quedaba se vio obligada a cerrar hace varios años, la construcción de la residencia para ancianos se detuvo debido a la falta de fondos y en Retortillo, la escuela desaparecerá si se pierde un solo alumno más" y "la compañía está tratando de dar un giro a esta situación".


Por ello, "Berkeley Minera España está trabajado arduamente para desarrollar relaciones fuertes y positivas con la comunidad local, pero estos esfuerzos tratan de ser frustrados por unas pocas personas que sin argumentos, sólo tratan de buscar intereses personales", ha continuado.


La compañía también ha relatado que ha ofrecido fondos para "numerosas contribuciones a los municipios y gran parte de ellas ya se han materializado", pero "en casos como Villavieja de Yeltes, su alcalde se ha negado cualquier tipo de relación o contribución, como por ejemplo poder terminar la construcción de la residencia de ancianos, construir parques infantiles biosaludables, rehabilitar espacios de titularidad pública que en este momento se encuentran despoblados, etcétera".


Finalmente, en cuanto a la afirmación de que el 'Proyecto Salamanca' se ha desarrollado "sin las mínimas garantías de seguridad", ha asegurado que esa apreciación "es totalmente falsa", pues "se está desarrollando de acuerdo con los más altos estándares internacionales de salud, seguridad y medio ambiente".


"Como ejemplo de ello, el proyecto está diseñado para Vertido Cero de aguas industriales, y como ha ratificado el Consejo de Seguridad Nuclear, los vertidos previstos en ningún caso superarán los límites permitidos y por ello el proyecto no será nocivo ni para la población, ni para el medioambiente", ha concluido.