El Ayuntamiento de Béjar aborda la depuración de aguas desde Candelario

El Ayuntamiento de Béjar aborda la depuración de aguas desde Candelario

|

El alcalde de Béjar, Alejo Riñones, ha dado a conocer los asuntos que se han tratado en la última reunión con el comisario de aguas de la Confederación Hidrográfica del Tajo, Justo Mora.


El primer asunto fue relativo a la central eléctrica del Tranco del Diablo, una de las dos cuya concesión de explotación es del Consistorio. En febrero del año 2019 finaliza el plazo, por lo que la Confederación sacará a concurso el aprovechamiento hidroeléctrico y el ayuntamiento de Béjar participará de nuevo para poder quedarse con la concesión.


Otro fue la nueva concesión de la Mancomunidad de Agua, que sirve a 25 municipios. Los depósitos y el trazado de Palomares y de Llano Alto son propiedad del Ayuntamiento de Béjar, poniendo las redes al servicio de la mancomunidad con una concesión de 69 l/s, pero está resultando insuficiente en algunas épocas del año para determinados municipios y se realizará una nueva concesión de 30 l/s para poder dar solución a esta carencia. En la reunión se informó de ello y se solicitó al comisario que agilizase esta tramitación.


También se trató en la reunión la renovación de la concesión para el lavado de lanas de la Fábrica de Manufacturas que finaliza este año. Esta empresa dedicada a la limpieza de lana y que cuenta en la actualidad con cuarenta trabajadores finaliza su concesión de agua en el 2018; por ello se ha pedido a la confederación una nueva concesión para la empresa y una solución para que en este periodo de transición pueda disponer de agua y no se vea perjudicada.


A continuación se abordó la depuración de las aguas de Candelario, en la que alcalde quiso dejar claro que la intención del equipo de Gobierno era solucionar este tema, poniendo a su servicio la estación para depurar. Por ello se aprobó por pleno tanto en Béjar como en Candelario el convenio de colaboración para la conexión de aguas residuales de Candelario al sistema de depuración del Ayuntamiento de Béjar. Entre otros puntos, se recoge uno que es el punto de conexión del colector que venga de Candelario con el colector de Béjar y que los técnicos lo sitúan a la altura de la antigua fábrica de Rafael Díaz, ya que más arriba la sección es insuficiente y provocaría derrames sobre el río, lo que es un perjuicio para la ciudad. En esta reunión se solicitó a la confederación la mejor solución para Candelario teniendo en cuenta las características de las instalaciones.


Por otro lado, se trató la entrada de agua en el pantano. El alcalde de Béjar informó que el canal que llena el embalse no lleva el suficiente caudal, debido a la suciedad a veces de los filtros o por el desbordamiento de las aguas por la pendiente. Las aguas del pantano son muy aprovechables, ya que hay 23 saltos, por ello se ofreció la colaboración del Ayuntamiento sobre la revisión de ese canal.


Fialmente, se abordó la retención de agua en La Aliseda. En estos momentos la confederación está estudiando un proyecto del consistorio cuyo objetivo es mejorar la zona recreativa de la Isla de la Aliseda, intentando retener el agua un poco más abajo del puente nuevo con compuertas de madera para una visualización de peces, etcétera.