Los sindicatos convocarán movilizaciones a partir de mayo en Correos

Los sindicatos convocarán movilizaciones a partir de mayo en Correos

|



Los sindicatos CCOO, UGT, CSIF y Sindicato Libre han anunciado la convocatoria de movilizaciones en Correos a partir del mes de mayo en todas las provincias de Castilla y León --al igual que en resto de España-- y no descartan ir a la huelga.


Así lo han asegurado en rueda de prensa los responsables de los sindicatos en Valladolid, que han advertido de que el 70 por ciento de recorte llevado a cabo en la empresa supone que se pase de un presupuesto de 180 millones a unos 57 en 2017 y que podría repetirse en 2018, lo que podría suponer que se perdieran 1.800 puestos de trabajo en la Comunidad, que actualmente cuenta con unos 3.000 trabajadores (cerca de 400 se perderían en Valladolid de una plantilla de unos 700).


El responsable de CCOO en Correos de Valladolid, Benito Gómez, ha explicado que las movilizaciones comenzarán tras asambleas con trabajadores, con una concentración el 4 de mayo, y son el inicio de algo que se puede prolongar todo el año si el Gobierno no garantiza la viabilidad de la empresa y continúa su política "antipostal".


Gómez, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha asegurado que tienen "motivos suficientes" porque considera que se favorece a las empresas de servicios postales privadas que operan en España, la mayoría participadas por públicas de gobiernos como los de Francia, Alemania, Portugal o Inglaterra que sí apuestan por ellas.


Sin embargo, ha advertido de que no sólo se trata de un conflicto laboral, sino también social, ya que se pone en riesgo el servicio postal universal, un "derecho" cuya prestación peligra, sobre todo en las zonas rurales, ya que las empresas privadas no darán servicio en las zonas donde no haya beneficio, de manera que en los pueblos no lo harían.


Gómez ha afirmado que es algo "inaceptable" cuando el Gobierno presume de recuperación y mientras tanto mantiene "bloqueado" el plan de modernización de Correos en lugar de adaptarse a las necesidades, ya que éstas registran cambios y mientras las cartas bajan entre un 5 y un 7 por ciento anualmente la venta online ha hecho que la paquetería se incremente un 25 por ciento al año. A este respecto, ha señalado que en este ámbito --paquetería-- Correos sólo tiene una cuota de mercado del 13 por ciento.


El responsable de CCOO considera que no se quiere que Correos sea una empresa logística "de primer orden como debería ser" y como ocurre en otros países, de manera que la están "arrinconando", dejando "sin contenido", con una "descapitalización" de lo público y con la cesión a empresas extranjeras.


En este contexto, ha acusado al Ministerio de Fomento de incumplir el acuerdo firmado ante el anuncio de movilizaciones cuando se comprometió "por escrito" a reponer las cuantías recortadas y dar garantía de financiación en los próximos cinco años.


Pérdida de empleo 


Gómez ha cifrado en 15.000 los empleos perdidos a nivel estatal desde 2008 (175 en Valladolid), los cuales no se han recuperado con las ofertas de empleo, pero además ha censurado la precariedad en el empleo actual como si se tratara de una empresa "low cost" en negocio, resultado, empleo y derechos laborales.


Todo ello, han explicado los sindicatos, supone pérdida de calidad y carencias en la prestación del servicio público postal a la ciudadanía como ya se está palpando en la capital Vallisoletana en Medina del Campo, Laguna de Duero, Medina de Rioseco, Tordesillas, Arroyo de la Encomienda, La Cisterniga, Iscar, Peñafiel, Olmedo, Tudela de Duero, Mayorga, Villalón, Zaratán, Cigales, Nava del Rey, Simancas, etcétera.


Por su parte, Rosa González, de UGT , ha incidido en la "precarización" de los empleos, ya que la tasa de eventualidad en Valladolid ha crecido hasta el 31 por ciento y, dentro de este tipo de trabajadores, el 42 por ciento están contratados a tiempo parcial, con contratos que pueden ser de dos días o fines de semana en el caso del Centro de Tratamiento Automatizado de Valladolid.


A este respecto, ha afirmado que se ha llevado a cabo una modificación "unilateral" de funciones y competencias con la sobrecarga de trabajo que repercute en el resto de sus compañeros, en la calidad del servicio y en la salud laboral.


Por todo ello han exigido financiación suficiente, valorar la cuantía de lo que supone el servicio postal universal, que los sindicatos cifran en unos 230 millones de euros y que se ponga en marcha el plan estratégico.


Además, han reivindicado la negociación de un convenio, con el que no cuentan desde 2013, y tras la pérdida de poder adquisitivo durante los últimos ocho años, con salarios congelados y recortados desde 2010.


También los sindicatos piden que se garantice la plantilla suficiente, con tasas de reposición por encima del cien por cien que permitan recuperar empleo, incrementos salariales por encima del IPC, el poder adquisitivo perdido con incrementos específicos, más allá de los pactados en el ámbito de la Función Pública para Correos y una regulación de las condiciones de trabajo que ponga fin a la creciente precariedad en el modelo de empleo.