¿Dónde se comen las mejores torrijas de Salamanca?

¿Dónde se comen las mejores torrijas de Salamanca?

|

La Asociación de Empresarios de Hostelería de Salamanca, junto con la Hermandad del Santísimo Cristo de la Agonía y del Perdón, tienen en marcha el segundo Concurso de Torrijas, hasta el 8 de abril con el objetivo de acercar este producto tan típico de Semana Santa a turistas y ciudadanos, esperando contar con más participación en las próximas ediciones.


En total, son catorce establecimientos hosteleros de Salamanca, Calzada de Valdunciel y Peñaranda de Bracamonte los participantes. Una segunda edición que además es solidaria, participando activamente con la Asociación de Padres y Terapeutas de Personas con Autismo y/o Trastornos Generalizados del Desarrollo (Ariadna), realizando cada establecimiento participante una aportación económica.


Las torrijas son un plato muy simple, muy similar a la tostada francesa o el pain perdu, en el que se pone en remojo rebanadas de pan duro en leche azucarada, aromatizada con canela o vainilla, y luego se bañan en huevo batido, y se fríen en aceite. Para finalizar se suelen decorar con una mezcla de azúcar y canela en polvo.


Es la mejor forma que tienes de usar el pan que te ha sobrado del día anterior y que se queda tan duro que nadie lo quiere comer. Como suele ocurrir con la mayoría de los platos tradicionales, los ingredientes y el método varían de una región a otra. En unos sitios se le añade vino dulce en vez de leche, otros lo bañan en almíbar después de freírlo. Pero, por supuesto, las mejores torrijas son siempre las de nuestra propia madre. No hay discusión al respecto ...


Tiempo de preparación: 1 hora y 15 minutos
Tiempo de cocinado: 45 minutos
Tiempo total: 2 horas


Ingredientes para dieciséis torrijas:
1 pan de gallofa del día anterior para que se endurezca
1 litro de leche entera
3 cucharadas de azúcar (o miel)
1 rama de canela
3-4 huevos
Aceite de girasol para freír
Azúcar glas y canela para espolvorear por encima


Modo de elaboración


Cortamos el pan en rebanadas de unos 2,5 cm de grosor, ligeramente en diagonal, y lo disponemos en un recipiente alargado sin sobreponer ninguna rebanada.


En una cazuela grande, vertemos la leche, el azúcar y la rama de canela. Lo calentamos a fuego fuerte y lo llevamos a ebullición. En el momento en el que empiece a hervir apagamos el fuego y dejamos que infusione durante 5 minutos.


Torrijas, uno de los postres más representativos de Cuaresma Torrijas, uno de los postres más representativos de Cuaresma


Eliminamos la rama de canela y luego vertemos la leche caliente encima del pan de modo que todas las rebanadas estén en contacto con la leche. Dejamos que se empape de la leche durante una hora.


Mientras tanto, batimos los huevos en un plato lo suficientemente grande para que quepa al menos una torrija. Hay que batirlo bien, que no quede ningún trozo grande de huevo.


Calentamos abundante aceite de girasol en una sartén amplia para freír varias torrijas a la vez. Cuando esté bien caliente, sacamos las rebanadas de pan de la leche, con mucho cuidado, y con ayuda de una espumadera, escurrimos el exceso de leche y lo empapamos en el huevo batido.


Sacamos la torrija del huevo batido y lo sumergimos en el aceite caliente. Dejamos que fría durante 3-4 minutos por cada lado, hasta que estén dorados. Hacemos esto con el resto de rebanadas.


Cuando estén listos, los sacamos a un plato con papel de cocina para absorber el aceite sobrante (sin amontonarlas) y espolvoreamos por encima azúcar glas y canela en polvo.