Detenido en Burgos tras herir a su mujer con una catana

Detenido en Burgos tras herir a su mujer con una catana

|

Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía han detenido en Burgos a un hombre de 38 años por presuntamente herir a su mujer con una catana, con la que amenazó a sus hijos y a los empleados de una pizzería, según han informado a Europa Press fuentes de la Subdelegación del Gobierno.


En concreto, se ha arrestado a F.P.E, y vecino de la capital burgalesa, por un presunto delito de malos tratos en el ámbito familiar y amenazas graves.


Los hechos que le imputa la Policía Nacional sucedieron en un breve espacio de tiempo y prácticamente seguidos y se iniciaron cuando el sujeto accedió a una pizzería de la zona de G-3 y profirió gritos en tono amenazante mientras llevaba una catana enfundada y exigía a la trabajadora que se encontraba en el establecimiento que le diera una pizza gratis y que además se la llevaran a su domicilio.


Ante la negativa de la joven, el hombre la amenazó con rebanarla el cuello si salía del establecimiento, mientras él abandonaba el mismo, han apuntado las mismas fuentes.


Posteriormente, las trabajadoras pudieron observar cómo de un portal próximo a la pizzería salía el mismo individuo en compañía de una mujer y una niña, momento en que la señora se pudo zafar del presunto agresor y llorando se refugió en el local solicitando auxilio y que llamaran a la policía.


Los agentes de la Policía Nacional se personaron en el lugar y la mujer les explicó que su marido había subido de nuevo al domicilio familiar, en el que se encontraba con sus tres hijos menores de edad.


Además, aseguró que de forma habitual sufría continuos episodios de malos tratos tanto psicológicos como físicos y que al parecer ese día su marido había llegado a casa en un estado "muy agresivo" y había amenazado de muerte a ella y a sus hijos con la catana, diciéndoles que les iba a rebanar el cuello. Cuando la víctima trató de mediar en la situación, el marido la pinchó con el arma en el abdomen, produciéndole heridas leves.


El agresor obligó a salir de la vivienda familiar a la esposa y a una de sus hijas, continuando con sus amenazas de muerte, llegando a la calle, momento en que la mujer solicitó ayuda a las personas que estaban próximas al portal.


Los agentes procedieron a la detención del presunto agresor en el propio domicilio, encontrándose los hijos de la pareja en perfecto estado, ofreciéndoles la atención médica correspondiente.


El juzgado ha dictado una orden de alejamiento del agresor respecto del local y de sus empleados.