Círculo de silencio por el compromiso personal y social

Círculo de silencio por el compromiso personal y social

|

Como cada último jueves de mes, Cáritas Diocesana de Salamanca convoca este 22 de marzo, a las 20:00 horas en la Puerta de Zamora, a la movilización silenciosa a favor de los derechos de todos. En este caso, el círculo de silencio apostará y hará un llamamiento para fomentar el compromiso personal y social como paso imprescindible de mejora del mundo. Es el lema que este año protagoniza la campaña institucional de la entidad, ‘Tu compromiso mejora el mundo’.


Manifiesto


Hablar hoy de compromiso no está de moda. Suena a trasnochado, a poco actual o conservador. Está asociado al para siempre en un mundo en el que casi todo es para un rato. Hablar hoy de compromiso, es ir contracorriente.


La falta de compromiso es lo que caracteriza nuestra sociedad: en las relaciones, en la pareja, la familia, en lo social, en la política, en lo cultural… Las nuevas dinámicas sociales se construyen para que puedan funcionar sin necesidad de compromiso. Las nuevas generaciones se relacionan desde la creencia de que el compromiso no es importante, ni a nivel laboral, social ni personal.


En Cáritas vamos contracorriente porque sí hablamos de compromiso y con toda la actualidad y el rigor que nos exige la realidad. Hablamos del compromiso que no nace de un contrato sino de la experiencia de compartir en comunidad.


Comprometerse es un modo de ser, de relacionarnos con nosotros mismos, con los demás y con el mundo. Es una manera de entender la vida y compartirla creando fraternidad. Hacemos nuestras las palabras de Juan Pablo II “La solidaridad no es un sentimiento de vaga compasión o de superficial ternura hacia los males de tantas personas cercanas y lejanas; al contrario, es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común, es decir, por el bien de todos y cada uno, porque todos somos verdaderamente responsables de todos”.


El compromiso desinstala, descoloca y desestabiliza nuestra seguridad. Nos saca de la zona de confort y nos pone en comunicación con el mundo. El compromiso te hace salir de ti mismo para acudir al encuentro de los otros, de otras personas que pasan por el camino, y te lleva a encargarte y cargar con el sufrimiento de la gente, como decía Ignacio Ellacuría: “Este ejercicio requiere valentía, creatividad, denuncia y acción”. Sé valiente, activa tu creatividad porque “tu compromiso mejora el mundo”.