Así se hace un cura

Así se hace un cura

|

Este domingo 18 de marzo se celebra en la Iglesia el Día del Seminario, este año bajo el lema ‘Apóstoles para los jóvenes’. Una jornada para orar, sensibilizar a las comunidades cristianas sobre el compromiso por las vocaciones y apoyar económicamente al Seminario para que pueda llevar a cabo su misión de formar a los futuros sacerdotes.


El proceso será relatado a partir de las 11:30º horas en el programa ‘Pueblo de Dios’ de La 2 de Televisión Española, que acercará cómo es el día a día en la vida de los jóvenes que se preparan para ser sacerdotes en el Teologado de Ávila que se encuentra en Salamanca. Allí residen dos seminaristas diocesanos, Alfonso Hernández y Ciriaco García, junto a otros doce jóvenes de varias diócesis de la Iglesia en Castilla.


El Día del Seminario se celebra en España desde 1935 invitando a una mayor conciencia sobre la vocación y reflexionando cada año sobre un tema específico. “En esta ocasión se ha tomado el modelo del seguimiento a Jesús de los Apóstoles y se nos invita a reflexionar sobre nuestro ser apóstoles, enviados, en nombre de Jesús, para acompañar especialmente a los jóvenes en el discernimiento de su propia vocación. Aún en medio de la debilidad de nuestras comunidades cristianas seguro que hay jóvenes que muestran alguna inquietud o interés por Jesús. ¡Hagámosle saber que Jesús le dirige su mirada amorosa y les invita a ir detrás de Él!”, exhorta José Ángel Ávila, rector del Seminario Diocesano de Salamanca.


“Es un día para tomar conciencia de la urgencia de promover una pastoral vocacional sacerdotal que ha de ser tarea de toda la iglesia diocesana. Para ello hemos de impregnar los procesos de iniciación cristiana de niños, y adolescentes de una clara dimensión vocacional y en particular, en la pastoral juvenil y universitaria hay que ayudar a los jóvenes a descubrir y responder al proyecto que Dios tiene para cada uno. Esto no será posible sin el acompañamiento y discernimiento personal. En esta tarea se han de preparar e implicar el propio obispo y los sacerdotes, que son los principales promotores de la vocación sacerdotal”, añade.


S seminaristas