El Conde Ansúrez toma el relevo de Zorrilla

El Conde Ansúrez toma el relevo de Zorrilla

|

Si 2017 fue el año protagonizado por el bicentenario de José Zorrilla, este 2018 será el del noveno centenario del fallecimiento del Conde Pedro Ansúrez, considerado el impulsor de la villa de Valladolid. La concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, ha presentado este lunes los principales actos de la programación promovida por el Ayuntamiento para recordar “a un personaje muy importante en la historia de Valladolid”.


Según Redondo, la programación tiene tres grandes objetivos. “Dar a conocer quién fue y la época en la que vivió el Conde Ansúrez, mantener viva la investigación sobre el pasado de Valladolid y recuperar el patrimonio, como el sepulcro del Conde que está deteriorado”.


Por su parte, el director del Archivo de Valladolid, Eduardo Pedruelo, ha destacado que Pedro Ansúrez “fue una figura clave para Valladolid y, quizá, no se le ha dado la relevancia que podría tener, más allá de la estatua siempre presente en la Plaza Mayor, pero es indiscutible que fue el impulsor del desarrollo de la villa”.


Pedro Ansúrez, conde de Liébana, de Saldaña y de Carrión y señor de Valladolid, contemporáneo de Rodrigo Díaz de Vivar, fue uno de los grandes magnates de la corte de Alfonso VI, el rey de León y de Castilla que conquistó Toledo en 1085. Consejero del rey y fiel servidor de su hija la reina Urraca, la vida de Ansúrez, en palabras del historiador Pascual Martínez Sopena, ha dado lugar a "una leyenda sin fisuras, en la que el conde es la parábola de la lealtad, con una labor con frecuencia acertada y siempre comprometida".


De su obra en la villa de Valladolid tenemos conocimiento gracias a los documentos que se conservan en la Catedral, que proceden de la colegiata de Santa María, fundada por el conde junto a su esposa la condesa Doña Eylo.