Apuesta firme para que los cortometrajes lleguen al público en Medina

Apuesta firme para que los cortometrajes lleguen al público en Medina

|

Las Conversaciones del Balneario, en el marco de la Semana de Cine de Medina del Campo, han puesto el foco de atención, un año más, en la realidad del cortometraje en España, esta vez, desde el ámbito de la distribución para concluir en que es necesaria la apuesta por el binomio público-privado para que llegue al gran público.


Así, el certamen ha reunido en su 31 edición a cuatro profesionales del sector para reflexionar sobre uno de los puntos más controvertidos del género Carmen Serrano, de la Unidad de Cine y Audiovisuales de la Junta de Andalucía; Txema Muñoz, responsable del catálogo Kimuak de distribución del cortometraje del País Vasco; Luis M. González, director del Festival de Cine de Alcalá de Henares; y Víctor M. Muñoz, de la plataforma de visionado online Festhome.


El moderador del encuentro ha sido Millán Vázquez, director de la Agencia Freak, referente en la distribución de cortometrajes nacionales en el extranjero, según informa la organización a través de un comunicado remitido a Europa Press.


Precisamente, ha sido Vázquez quien ha abierto el debate con una pequeña introducción al panorama actual de la distribución de cortos en nuestro país. Así, ha señalado las diferentes alternativas con que cuenta un director o productor a la hora de mover sus trabajos auto-distribución, a través de plataformas digitales; inclusión en programas públicos de distribución, promovidos desde las Comunidades Autónomas (en estos momentos, existen ocho); distribución privada, que supone un desembolso económico por parte de los propios directores y productores; y distribución comercial a nivel internacional, principalmente, a través de televisiones o Internet.


Diferentes vías para un mismo objetivo: que los cortometrajes lleguen al público. Distintas opciones que, en suma, buscan la supervivencia del género más allá de los festivales, ha mantenido.


El Gobierno Vasco fue una de las administraciones pioneras en la puesta en marcha de programas público de apoyo a la distribución de cortometrajes, Kimuak, que desde hace dos décadas apuesta por producciones realizadas en el País Vasco. Txema Muñoz, responsable del programa, ha apuntado que sus fondos son "totalmente públicos" y eso es "fantástico", pero se tienen que adaptar "a ciertas restricciones y normas". "Por ello, tenemos limitaciones inherentes, no tenemos capacidad de negociación porque todos los cortos y todos los festivales son iguales para nosotros, pero ganamos en claridad: lo que se ve es lo que hay", ha continuado.


Kimuak, que arrancó hace ya dos décadas y recibió ayer viernes el homenaje del festival medinense, trabaja cada año, de media, con siete cortometrajes. "Lo más valioso de nuestra actividad es que hemos creado un fondo de cintas para que sigan vivas, es un paso importante que hemos dado para no limitar la explotación de un corto a un año", ha señalado


Todos los participantes en el encuentro han destacado que, pese a las enormes posibilidades que ofrecen las plataformas digitales, el éxito de la auto-distribución pasa por que el director o distribuidor del cortometraje trace una estrategia acorde a sus objetivos.


En este sentido, Serrano ha señalado que en el caso de festivales, el creador debe "focalizarse" en aquellos que realmente van a dar a su película el respaldo que necesita, "no dispersarse" buscando la suerte llamando a todas las puertas, porque así no se están "tomando las riendas de la distribución, no estás trabajando para llegar al espectador que te interesa".


Además, Muñoz ha comentado que el visionado online es una de las principales vías, junto con los festivales, para que los cortometrajes lleguen al público. "No creo que los cortometrajes vayan a volver a las salas de cine", ha sentenciado.


A este respecto, Serrano ha resaltado el potencial de grandes plataformas como Netflix y HBO, que resultan un escaparate "idóneo" para los cortometrajes. "Ahí tenemos mucho trabajo por hacer tanto desde las administraciones como desde las empresas privadas", ha comentado, "porque esto es una industria y no debemos olvidarnos de que también buscamos beneficios", ha concluido.