Un sueño frustrado por milímetros

Un sueño frustrado por milímetros

|

¿Pisa o no pisa? La cara del palentino Óscar Husillos era un auténtico poema delante de la cámara de Televisión Española cuando, durante la entrevista, la reportera le informaba de que el sueño de convertirse en campeón del mundo quedaba en nada con la descalificación por parte de la organización al pisar una línea al inicio de la prueba, durante la primera vuelta, cuando cada atleta debe marchar por su calle.


El de Astudillo había sido el más fuerte en las semifinales y se había impuesto con autoridad en una final en la que batió el récord de España y de Europa con 44.92, pero esa decisión de los jueces que ven una pisada milimétrica ante la que la Real Federación Española de Atletismo puso una reclamación mandó todo al traste.


Birmingham había sido hace 15 años la sede de la primera y única medalla de oro oficial de España en un Campeonato del Mundo en pista cubierta en el año 2003 gracias al leonés Manolo Martínez en peso y por unos minutos de la segunda, hasta que llegó la bofetada más tremenda.


La vieja marca de Thomas Schoenlebe, en vigor desde 1988, quedaba en nada pese al carrerón de Husillos que se imponía al dominicano Luguelín Santos con 45.09 y al checo Pavel Maslák con 45.47. Instantes después, la pesadilla con ese sueño frustrado por milímetros.