La Diputación favorece la recuperación de las riberas del río Tormes

La Diputación favorece la recuperación de las riberas del río Tormes

|

El diputado provincial de medio ambiente, Manuel Rufino García, y el director técnico de la Fundación Tormes-EB, Raúl de Tapia, han hecho balance del Proyecto VoluntaTormes, que tuvo lugar en Almenara de Tormes y Valverdón. “El ecoturismo es un recurso para los pueblos, pues permite recuperar su patrimonio pero al mismo tiempo atraer visitante”, destacó el diputado. “Queremos abrir rutas nuevas que ahora estamos investigando”, añadió Raúl de Tapia, destacando cómo se ha generado turismo rural con la apertura de nuevos establecimiento en torno a esta recuperación natural.


Esta iniciativa tendrá continuidad este año y en verano, lo más probable en julio, tendrá lugar un seminario con la presencia de quince de los más prestigiosos naturalistas de España. Un foro que se quiere mantener en Salamanca como sede permanente.


El año pasado participaron 165 voluntarias, poniendo en valor las riberas del río Tormes. Destaca la ‘Ruta del navegante en los mares de cereal’, un recorrido de nueve kilómetros en Valverdón, también el sendero ‘Entre hojas y plumas’, donde se invita al visitante a recorrer un bosque de ribera.


Asimismo, se ha renovado y actualizado la Ruta Catedrales Vivas, dedicada a observar árboles centenarios y singulares, y se ha llevado a cabo una intervención artística en la naturaleza de la mano del maestro cestero Carlos Fontales, gracias al proyecto Arte y Naturaleza.


Por otro lado, también se ha trabajado en el fomento de la avifauna, con la revisión de los 28 nidales y comederos para aves paseriformes que se instalaron en la pasada edición. Así, se ha llevado a cabo la recogida de material vegetal para mantener el ecosistema del río y la ribera, y la plantación de especies de ribera autóctonas, 120 en total.


“Otras generaciones podrán recorrer estos lugares, pero también actualizar los conocimientos y divulgar estos lugares”, manifestó Raúl de Tapia. Y es que, como concluyó Manuel Rufino García, “no sólo es necesario desde un punto de vista ecológico, sino que también lo es por tratarse de un potente recurso turístico”.