Un millar de personas se manifiestan contra la mina de uranio

Un millar de personas se manifiestan contra la mina de uranio

|

Más de un millar de personas se ha manifestado este sábado por las calles de Salamanca para mostrar su disconformidad con la posible apertura de una mina de uranio que la multinacional Berkeley pretende abrir en Retortillo.


Los presentes, con pancartas en contra de la explotación y cánticos como 'No a la mina, sí a la vida', han partido a las 17:00 horas de la Gran Vía, junto a la sede de la Subdelegación del Gobierno, y han recorrido el centro de la ciudad hasta llegar a la Plaza Mayor, para leer un manifiesto de oposición a la iniciativa de Berkeley.


Entre los asistentes han estado, además de vecinos de la zona y del resto de la provincia, colectivos de otros puntos del país y también de Portugal, cuyos asistentes han mostrado su malestar por un proyecto próximo a su frontera.


También han acudido, entre otros, el portavoz de Podemos en las Cortes de Castilla y León, Pablo Fernández, el portavoz de IU-Equo también en el mismo hemiciclo, José Sarrión, y distintos representantes políticos del PSOE y de Ciudadanos.


Antes de iniciar la marcha, el portavoz de la coordinadora 'No a la mina' , Felipe Yuste, ha subrayado el rechazo "total" al proyecto, con el que "la gente no está de acuerdo" porque "va a ser un desastre medioambiental, va a ser una condena para la tierra durante un montón de años por un plato de lentejas".


En esta línea, el procurador de Podemos, Pablo Fernández, ha acusado a la Junta de "poner una alfombra roja a la multinacional Berkeley", para que "venga a Salamanca a destrozar el campo charro, para que venga a Salamanca a expoliar y deteriorar el medio ambiente de la Provincia, en una cuestión que concierne también a todo castilla y León, y a paises vecinos como Portugal".


"Seguiremos luchando en todos los ámbitos posibles para paralizar este atropello con las declaraciones tanto de la Unión Europea como del Gobierno de España con procesos en contra de la mina, como del procurador del Común", ha continuado.


Por su parte, el procurador de IU-Equo, José Sarrión, ha pedido "el fin del fanatismo, el fin de la irracionalidad que la Junta de Castilla y León, que el Partido Popular, está desempeñando en todo lo que tiene que ver con esta mina de uranio". "Queremos que el Gobierno escuche", ha apuntado.


Según sus palabras, se trata de una iniciativa empresarial que "hipoteca el futuro" de la zona a cambio de "diez años de explotación", un proyecto que "se encuentra en cinco frentes judiciales diferentes, tanto en la Audiencia Nacional como en diferentes elementos administrativos, y que está teniendo una contestación social cada vez más importante".


Igualmente, el portavoz de la plataforma Stop Uranio, José Barrueco, ha lamentado que, si salen adelante los proyectos de Berkeley en la provincia, "toda la zona oeste va a quedar bastante dañada con minería de uranio". "Va a ser una aberración como se lo permitan", ha puntualizado.


Respuesta de Berkeley


Desde la multinacional han emitido un comunicado en el que afirma que las protestas son contra un proyecto que creará 2.500 puestos de trabajo directos e indirectos y "están basadas en la desinformación y con ello tratan de detener la mayor inversión que se ha hecho en Salamanca desde hace décadas".


Explica Berkeley que "la provincia de Salamanca ha convivido durante más de cuarenta años con actividades mineras similares y no se ha producido ninguna de las previsiones que auguran los promotores de la manifestación, ni destrozo ambiental, ni se ha acabado con la ganadería, agricultura y el turismo de la zona, sino todo lo contrario, generó riqueza bienestar y promoción empresarial".


Francisco Bellón, vicepresidente Ejecutivo de Berkeley, asegura que “la inversión que ya hemos realizado ya ha generado el mayor centro de trabajo de la comarca. Actualmente somos setenta empleados que se incrementarán drásticamente próximamente, siendo más de la mitad de la zona, hecho que revertirá la pérdida de población en Retortillo y Villavieja de Yeltes y en toda la comarca. Los vecinos quieren estos puestos de trabajo y todos los beneficios que el Proyecto está dando y dará en la zona".


Además, "esta inversión impulsará el turismo y lejos de poner en peligro, esta inversión supone una gran inyección en el sector agrícola. Nuestra inversión generará importantes impuestos locales y otros ingresos que repercutirán directamente en la zona. Sin embargo, los organizadores de estas protestas en contra del Proyecto no ofrecen ningún tipo de alternativas para crear inversión, empleos, actividad local. A través de información falsa intentan ganar adeptos”.