Á. Escudero: "Rotundamente: sí, sufrimos discriminación"

Á. Escudero: "Rotundamente: sí, sufrimos discriminación"

|

Para acabar este mes de febrero, charlo con Álvaro Escudero (Vigo, 1996), actualmente estudia Geografía e Historia en la UNED y lucha por las personas de Géneros y Sexualidades Diversas (GSD) en Valladolid Diversa. ‹‹Comencé a tomar conciencia de la necesidad del activismo a tener contacto con organizaciones a los 14 años. Más tarde comencé a implicarme activamente en esta lucha, primero a través del sectorial LGTB de una organización juvenil y por redes sociales, y después creando la Plataforma de Apoyo al Colectivo LGTB+ de Valladolid. Fui coordinador de la PAC LGTB+ hasta que me fui un año a estudiar a Madrid, donde pude luchar por mi colectivo a través del área LGTB de las organizaciones estudiantiles en las que estaba implicado. Al volver a Valladolid, me junté con otros activistas para crear Valladolid Diversa››.


Saúl N. Amado. Saúl N. Amado.


Mi pregunta es clara: ¿Existe hoy en día discriminación por ser LGTB? Su respuesta también lo es: ‹‹Rotundamente: sí. Ojalá no existiera ninguna discriminación contra nuestro colectivo y por tanto el activismo no fuera necesario. Todavía a día de hoy las personas GSD sufrimos acoso escolar, discriminación laboral, mobbing, rechazo por parte de nuestras familias, delitos de odio como insultos, amenazas y agresiones, asesinatos o suicidios inducidos (la semana pasada tuvimos que lamentar el de Ekai), una atención sanitaria inadecuada y discriminatoria (especialmente las personas transexuales y las mujeres con orientación sexual diversa), campañas de odio por parte de organizaciones nazis y/o ultracatólicas... Y todo eso si miramos solamente a España. En otros países ser una persona GSD es delito y está penalizado con multas, cárcel y con la pena de muerte››. ¿Y en Valladolid particularmente? ‹‹Valladolid, como cualquier punto de Castilla y León, es un lugar mucho más difícil para las personas GSD que otras ciudades de España. Y si nos vamos a los pueblos de la provincia, la situación todavía empeora más. Como resultado de esto, muchas personas GSD de Castilla y León se ven obligadas a salir de su tierra hacia las grandes ciudades, donde al menos creen que podrán ser un poco más libres. Teniendo en cuenta que las personas GSD somos entre el 10 y el 20 por ciento de la población, este éxodo arcoíris incide muy negativamente en la despoblación de nuestra ciudad, nuestra provincia y nuestra Comunidad Autónoma››.


Escuchando esto… ¿avanzamos o retrocedemos? ‹‹En algunos aspectos avanzamos, en otros hay un estancamiento y en otros estamos retrocediendo: en España la homosexualidad dejó de ser un delito en el año 1978, desde entonces hasta ahora es cierto que ha habido avances tanto legislativos como sociales, eso es indudable. A nivel legislativo, tras años de intensa lucha en 2005 logramos el matrimonio igualitario y en 2007 una ley trans. Pero parece que ahí se acabó todo. Desde entonces no ha habido avances legislativos más allá de las leyes LGTB autonómicas, que todavía no tenemos, por ejemplo, en Castilla y León. También desde hace unos años están aumentando los delitos de odio, las campañas contra nuestro colectivo con discursos de odio, etc. Por poner un ejemplo esperanzador, la visibilidad GSD en medios de comunicación y en producciones culturales aumenta y eso ayuda mucho a educar contra la discriminación, pero aún estamos muy lejos de alcanzar la igualdad social real››.


No obstante, las personas cada vez están más concienciadas, corrígeme si me equivoco. ‹‹No lo está todo lo que debería. Conseguir el matrimonio igualitario fue un punto de inflexión en el activismo GSD. Tras lograr este objetivo, muchas organizaciones redujeron mucho su actividad y el número de personas voluntarias disminuyó mucho, algunas organizaciones incluso desaparecieron. Desde entonces, a nivel de percepción social, mucha gente considera que como nos podemos casar, ya estamos genial. Creo que en general la sociedad no es consciente de la magnitud que alcanza la GSDfobia (la discriminación que sufrimos las personas GSD). Y esto por desgracia se da en todas las edades››.


Termino la entrevista preguntando qué propone: ‹‹Educar. Es la única forma de acabar con la GSDfobia. Por supuesto, también necesitamos leyes para reducirla a corto plazo, pero lo único que realmente podrá acabar de raíz con las discriminaciones que sufrimos es la educación en la igualdad y el respeto››.


Antes de irnos lanza un mensaje: ‹‹si alguien está leyendo esto y en algún momento sufre algún tipo de discriminación homófoba, tránsfoba, etc., que sepa que no está sola. En Valladolid Diversa la apoyaremos y la ayudaremos en lo que necesite. Puede mandarnos un mail a vadiversa@gmail.com. Ante todo, estamos para ayudar a nuestra gente››.