Los buitres también saben de leyes entre España y Portugal

Los buitres también saben de leyes entre España y Portugal

|

Dicen que animales, aves y peces se mueven por instinto, ése que les conduce con éxito hacia la supervivencia. En el caso de los buitres, además lo hacen como si supieran de leyes. Así lo muestra un estudio realizado por la Estación Biológica de Doñana y publicado en ‘Biological conservation’, donde se percibe cómo la diferente normativa en España y Portugal sobre cadáveres de animales también tiene su incidencia sobre el vuelo de estas aves, que llegan a desplazarse hasta cuatrocientos kilómetros al día en busca de carroña con que alimentarse.


Como puede apreciarse en el gráfico adjunto, los 71 buitres estudiados apenas pisan territorio portugués, como si hubiera un muro que les impidiese pasar. El motivo hay que buscarlo en la legislación vigente en ambos países. El Gobierno de Portugal no permite que haya reses muertas en el campo, exigiendo su rápida recogida o incineración, pero el Gobierno de España sí lo permite. Los buitres lo saben y van ‘a mesa puesta’.


Según Eneko Arrondo, estudiante doctoral y principal autor del trabajo, “gracias al trabajo científico y a la implicación de muchos gestores de España, se comprobó que la legislación europea tenía un impacto medioambiental muy negativo. Se pusieron tantos datos sobre la mesa que Europa entendió”. “Ahora se da la paradoja de que hay una regulación diferente dentro de la península Ibérica en cada país”, añade Nicolás López, responsable de especies amenazadas de SEO/BirdLife”.


Pero el informe advierte de que este problema se está dando también incluso dentro de España entre las comunidades autónomas. “Está ocurriendo con las comunidades autónomas. En la Comunidad de Madrid no se autoriza abandonar cadáveres y se está produciendo un flujo de buitres hacia el vertedero de Colmenar Viejo, con lo cual están alimentándose de porquería, en lugar de alimentarse de cadáveres de reses”.


Cuando los dueños de las explotaciones ganaderas en extensivo acuden a sus fincas para atender a las reses observan una imagen cada vez más habitual: una bandada de buitres sobrevolando la zona mientras otros se hacinan sobre las reses. Por eso, las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA solicitan que se contemple un sistema de muladares en los hábitats de buitres y se compense a los ganaderos por los daños ocasionados por estas especies protegidas.