Sabores Mirandeses, un festival que cada edición supera el número de visitantes

Sabores Mirandeses, un festival que cada edición supera el número de visitantes

|

Miranda do Douro clausuró en la tarde/noche de este domingo su Festival de Sabores Mirandeses, cuya inauguración se celebró el pasado viernes y, durante este fin de semana, ha logrado llenar a la ciudad con miles de visitantes. Tal es así que este evento supera en cada edición el número de visitantes hasta el punto que el presidente de la Câmara Municipal de Miranda do Douro, Artur Nunes, y organizadora del Festival, adviertes que "debe estudiar nuevas fórmulas para dar cabida, tanto a expositores que se han quedado fuera como acoger a los visitantes que llegan".


A la vez que el fumeiro -embutidos- ya están bien curados para degustarlos, las roscas, el delicioso bollo dulce, el queso..., los visitantes han tenido la oportunidad de saborear la buena carne mirandesa. Desde la ternera mirandesa con la famosa posta, el cordero mirandés (razas DOP) y el cerdo con todos sus derivados. Todo esto, acompañado por el buen vino que se produce en la región y cómo no, el bacalao. Además, en la zona adyacente a la carpa principal se encontraba una exposición de las cuatro razas autóctonas de ganado que posee el concejo de Miranda. Son el cerdo bísaro, la ternera mirandesa, el cordero churro galego mirandés, el burrito mirandés y el perro transmontano.


Pero no solo de gastronomía y artesanía se nutrió el festival, la lengua mirandesa y la música tradicional fueron una constantes durante los tres días de festival. Concretamente, en esta última jornada de domingo fueron las Danzas Mixtas y Paloteo de Prado Gatão en la mañana, y ya por la tarde, hasta el cierre, el Paloteo de Sendim, la Asociación Mirai Q'alforjas, Lérias Associação Cultural con la Danza de las Fitas, la Danza del Paloteo de Póvoa, la Danza del Paloteo de Palaçoulo y el Quinteto Reis 84 que cerró la edición.


La cultura tradicional mirandesa, también presente


No queda al margen la cultura mirandesa, rica y variada y, a decir de verdad, de las más puras y genuinas que aún se pueden apreciar en Portugal. Para ello, el recinto ferial acogerá las tradicionales danzas de los pauliteiros y las rondas al son de las gaitas de fole, cajas y bombos. Pero también la lengua mirandesa, porque, recuerda Nunes, “será posible contactar directamente con los parlantes de la segunda lengua oficial en Portugal”.


Y de Miranda do Douro, destacan las actuaciones de los grupos de paloteo de Cércio, Sendim, Miranda do Douro, Mirandanças y Malhadas. Así como de los grupos Galandum Galundaina y Quinteto Reis 84, de lo mejorcito para apreciar la música mirandesa.


Una feria que ha contado con destaca presencia de España, con stand asturianos de Bimenes y Siero, de Aranda de Duero y presencia en la inauguración de la Diputación de Salamanca. Pero según explica Artur Nunes, aunque la feria venido creciendo a lo largo de los últimos años, "queremos un evento que mire a la economía del territorio y a la comercialización y divulgación de los productos y sabores originales y autóctonos".


Press Trip con Turismo Porto e Norte de Portugal


Como en la jornada anterior, más de 30 periodistas especializados en turismo y gastronomía continuaron recorriendo y conociendo el concejo de Miranda do Douro en un Trip organizdo por Turismo Porto e Norte de Portugal, que contó con el patrocinio de la Câmara Municipal de Miranda do Douro. Así, la primera visita de la mañana -cuando el sól acababa de aparecer por el Mirador en la Penha das Torres de Paradela, "donde el sol nace más pronto"- los participantes visitaron el castro de São João das Arribas y el Mirador sobre el Cañón del Duero Internacional, en Aldeia Nova. Un lugar digno de visitar, accesible en coche, donde se encuentra, en una pequeña meseta de la ladera, la ermita del mismo nombre. Unos cañones que quitan el aliento. Que meten miedo. Que hablan de la inmensidad de este río, el Duero a dos aguas entre España y Portugal, entre Sayago y Miranda do Douro. Son los caprichos de la naturaleza para goce de las personas.


Después fue la Concatedral o Sé de Miranda. La construcción de la iglesia comenzó en 1552 y se terminó en la última década del siglo XVI. La catedral es el templo más grande de la región de Trás-os-Montes y fue declarada Monumento Nacional de Portugal por decreto de 23 de junio de 1910. Quienes no conocían Miranda, tuvieron curiosidad con una pequeña vitrina iluminada en un ala de la Catedral y en ella su Menino Jesús da Cartolinha, una imagen muy venerada que se muestra con todo su exquisito ajuar. El Niño es un típico Niño Jesús (probablemente desnudo y articulado) como el que hizo furor en los monasterios barrocos (siglo XVIII) que se iba vistiendo según los distintos momentos litúrgicos. Lo que llama la atención es que gran parte de su vestuario sea típicamente laico, un rasgo que también habla de este fin de época que supone el siglo XVII. De unos 40 cm de altura el Menino Jesus da Cartolinha también se conoce como “Menino Jesus do Chapéu Alto'. Según la leyenda se apareció a las tropas portuguesas para infundirles valor cuando estaban perdiendo contra las españolas durante las guerras hispano-lusas. Y, además, fue motivo de narración para José Saramago en su 'Viagem a Portugal'.


Finalmente, la gastronomía volvió a adquirir protagonismo. En esta ocasión fue un almuerzo en la antigua Posada Santa Caterina, con vino transmontano de recio paladar, entradas de calidad con fumeiro, un bacalao al horno de exquisitez y la posta con su mojo. Verdaderamente que el turista no falla. Por algo elige Miranda do Douro para sentarse en buena mesa. Y con esto, y la fotografía de rigor con Paulo, el hijo de los apreciados amigos periodistas Jose Paulo Silva y Virginia, de Braga, llegamos al final de un estupendo Trip de fin de semana.


Una Feria dos Sabores Mirandeses que cerró como mejor sabe hacerlo, y no podía ser de otra manera, con la tradición cultural a modo de música y danzas. Y con el buen sabor de saber que los grupos de Danza de Paloteo del concejo de Miranda vuelven a tener un gran protagonismo y, sobre todo, una perfección que ennoblece a los danzantes. Aunque, la verdad, es que el mejor de los viajes siempre es el próximo, cachis!


FOTOS LUIS FALCÃO