Bragança presume de gastronomía ante 47 cofradías en el Festival del Botillo

Bragança presume de gastronomía ante 47 cofradías en el Festival del Botillo

|

La ciudad de Bragança, capital de la Terra Fria Transmontana, se ha convertido en un centro gastronómico de primer nivel. Durante este fin de semana celebra el Festival do Butelo e das Casulas - Festival del Botillo y de las Casulas (especie de frejoles secos), que se ha convertido en todo un referente tanto para los portugueses como para los muchos españoles que visitan esta ciudad casi de frontera y, de paso, aprecian sus ingredientes y platos correspondientes.


Un festival que se ubica en la Plaza Camões -detrás de la Sé- que se ha convertido en el centro de celebración de eventos de la ciudad. Allí, en una inmensa carpa se encuentran 33 expositores de toda la región que promocionan lo mejor de la gastronomía local, como el botillo y los embutidos/fumeiros, las casulas, frutos secos, licores, el pan y los dulces, entre otros productos autóctonos. Durante toda la jornada, y a pesar de las inclemencias meteorológicas, como la lluvia, la actividad comercial era muy importante en ventas.


Pero la jornada contó con la presencia de los mejores embajadores de todos los buenos fogones que se precien, las cofradías gastronómicas. Un total de 43, de todos los rincones de Portugal, llevaron hasta Bragança a cerca de 240 personas con sus atuendos y estandartes característicos. El desfile por el centro de la ciudad llenó de color y música -porque también había gombos, cajas y gaitas, como concertinas (acordeones) y cuerda- las calles de la ciudad y llamaron la atención de los viandantes, quienes muchos de ellos se preguntaban qué era aquella procesión multicolor.


A mitad de la mañana, tras la degustación de dulces artesanales transmontanos, en el Auditório Paulo Quintela, con la presencia y discurso del presidente de la Câmara Muncipal de Bragança, Hernani Dias, se celebró una interesante conferencia de 'Elogiio a la Cocina Transmontana', en que participaron la chef Justa Nobre, que disertó sobre 'Cocinar desde los orígenes', y el dr. Armando Fernandes, que presentó el libro 'Carta Gastronómica de Bragança' y habló sobre 'El mundo en y de Bragança'. Celebrándose a su final un coloquio entre todos los cofrades y los conferenciantes.


Menú de la Confraria do Butelo y da Casula a cargo de Eurico Castro


Con el día revuelto, que no los estómagos, y el viaje hasta el Mercado Municipal -donde se ubica el restaurante Ruta dos Sabores y la dirección de cocina de Eurico Castro- en un turístico tren, llegó la hora del almuerzo, al que asistieron casi 250 personas, y presidido, junto al presidente Hernani Dias, por el también presidente de Figueira de Castelo Rodrigo, Paulo Langrouva, y Nuno Pires, Grão-Mestre da Confraria do Butelo e da Casula, así como vereador de Turismo, Miguel Abrunhosa.


En este almuerzo, amenizado con fados y una presentación de mesa exquisita, fue donde Bragança presumió de gastronomía ante los 240 cofrades. Buen vino transmontano, blanco y tinto, pan de butelo, folar, chips de masa tierna y pan de aceituna. Era el acompañante de buenos platos de alheira, chorizo de carne, espárragos agrios, salchicón, panceta de tostón y 'rojões do redelho'. Siguió una sabrosísima crema de castaña, perdiz y trufa negra. Después llegó otro plato con tártaro de trucha, guacamole (salsa preparada a base de aguacate), mousse de hinojo, huevas y jalea de limón. Llegaron cuscús y huesecitos (muy ricos, por cierto) y, finalmente botillo y casulas... de rechupete! Y si esto fuera poco, un postre (sobremesa) de castaña con certeza y dejando trazas de frutos rojos jugando con los contrastes de dulces y agrios. Esta es la esencia del turismo gastronómico, cada día más valorizado y en el que Bragança se sitúa en el grupo de ciudades atractivas.


El botillo y las casulas de Trás-os-Montes


El botillo/butelo con casulas es un plato tradicional, sobre todo de la región transfronteriza del nordestina. Es, ciertamente, una comiga especialmente singular que, en otros tiempos, era degustada en las jornadas frías de invierno, con la familia alrededor de la mesa y el fuego de la chimenea, principalmente en época de Carnaval. Se trata de una comida de afecto, no solo por el contexto en que era y es compartida, sino también porque, concretamente en el mundo rural, su confección implicaba tiempo y dedicación.


Además de que algunos productos tienen que quedar en remojo desde el día anterior, como es el caso de las casulas, la señora de la casa colocaba los potes al fuego por la mañana, para que la cocción se produjera de forma que la compenetración de los productos y los sabores quedara perfecta. Es cierto que, durante algún tiempo, este plato típico, teniendo en cuenta sus características, dejó de ser debidamente valorado. Sin embargo, con el surgimiento en Bragança de la Cofradía del Butelo y la Casula -también existe otra Cofradía de Casulas en Mogadouro-, con la correspondiente divulgación, este menú se se ha convertido en una verdadera delicia nordestina, muy apreciada, convirtiéndose en toda una referencia de la gastronomía portuguesa


Lo cierto, tras degustar este manjar si antaño de obligada presencia en aquellas casas transmontanas de una sola sala de cocina y comedor y las llamas calentando el hogar, y ahora una exquisitez, es que el viajero, en su regreso a esta ciudad del Tormes en un tarde de lluvia intensa y, por cierto, muchos jabalíes cruzando la carretera por Alcañices, es que cada vez cree menos en los abusos de la tecnología y en los efectos especiales en la cocina. Si la gran protagonista es la materia prima, el cometido del buen cocinero debe ser no estropearla. Y como el botillo transmontano y las casulas son materia prima, complicar una receta es la mejor forma de disfrazar la falta de talento en los fogones. Pues eso, caminante: come, bebe y nada más te importe, cachis!


FOTOS LUIS FALCÃO



PROGRAMA PARA ESTE DOMINGO, 4 DE FEBRERO


10h00 às 20h00


Espaço de venda de butelo, casulas e produtos da terra.
Animação e atividades para crianças (pinturas faciais, balões, experiências dinamizadas pelo Centro CiênciaViva de Bragança).
Praça Camões


10h00 às 12h30
Entrada gratuita no Museu Militar, Centro de Arte Contemporânea Graça Morais e Museu Ibérico da Máscara e do Traje.


11h00
Entronização de novos confrades da Confraria do Butelo e da Casula.
Domus Municipalis


15h00
Demonstração de produção artesanal de butelo.
Praça Camões


16h00
Confeção de butelo em pote de ferro.
Praça Camões
Animação de rua com concertinas e gaiteiros