Educación mantiene de momento a Benito como director de San Mateo

Educación mantiene de momento a Benito como director de San Mateo

|

Juan Antonio Benito de Dios, alcalde de Pajares de la Laguna que ayer saltó a los medios de comunicación nacionales por su polémica carta al presidente del Senado, también del Partido Popular, mantendrá de momento su cargo como director del colegio público San Mateo de Salamanca. Al que por cierto este jueves no ha acudido, como ha podido comprobar in situ NOTICIASCYL (es miembro de la junta de personal y puede disponer de horas sindicales).


La portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, asegura que la misiva fue enviada en su faceta de político, no como docente. No obstante, se están estudiante posibles medidas a adoptar por parte de la Consejería de Educación y ya se informará al respecto.


Así, Marcos ha tachado las opiniones del primer edil como "inaceptables, imprudentes y poco apropiadas", algo por lo que el Comité Autonómico de Garantías del PP de Castilla y León, formación política a la que pertenece, le ha abierto un expediente sancionador, como ha explicado la portavoz. Además, ha atribuido al Senado, a cuyo presidente se tilda de "mamporrero" en el escrito, la responsabilidad de acudir a la vía judicial por estos hechos, algo que ya ha hecho la Cámara Alta, que ha presentado denuncia ante la Fiscalía.


En cualquier caso, Marcos ha apuntado que la Junta estudiará "las medidas que convenga adoptar como docente" una vez se analicen "las circunstancias" de un escrito redactado "en el ámbito político y no educativo". Asimismo, ha advertido de que sería "imprudente" por su parte avanzar ya las posibles conclusiones.


El PSOE quiere su destitución


El Partido Socialista de Salamanca insiste en la dimisión de Juan Antonio Benito como alcalde y su destitución como director del colegio San Mateos. Su secretario provincial, Fernando Pablos, exige al Partido Popular y al consejero de Educación de la Junta de Castilla y León menos tibieza y más contundencia.


Pablos considera que “es intolerable en democracia que una persona que tiene que cumplir la ley, educar sobre ello, y hacer cumplirla a los ciudadanos, siga a día de hoy siendo director de un colegio público y primer edil en un Ayuntamiento. Una persona que menosprecia una ley, como en este caso ha hecho este señor con la ley de memoria histórica en un escrito dirigido al Senado, con palabras y calificativos indecentes, y en los términos en los que lo ha hecho, y que ofenda e insulte a un presidente de una institución como la Cámara Alta, y a un ex-presidente del Gobierno, no merece seguir ni un minuto más en los puestos y en los cargos que ostenta”.