Trabanca, el ayuntamiento ingobernable

Trabanca, el ayuntamiento ingobernable

|

El Ayuntamiento de Trabanca, municipio a las puertas de Las Arribes, celebró esta semana el primer pleno de la Corporación Municipal en casi dos años. Desde marzo de 2016 no se veían las caras los concejales de forma oficial, pues en el pueblo ya lo hacen cada día y no de muy buenas maneras. La alternancia de poder entre Partido Popular y Partido Socialista ha traspasado la rivalidad política para ir hacia la personal, convirtiendo a este ayuntamiento en ingobernable.


Prueba de ello es que tiene nuevo alcalde, Vicente García, tras la renuncia de Jesús Borrego, quien a su vez sustituyó a Ismael Ignacio Pacho. Tres regidores en apenas dos años de legislatura, que suceden al anterior del PP y al que antes fuera del PSOE. En las últimas elecciones municipales de 2015 ganó el Partido Socialista, con cuatro concejales (Jesús Borrego Vicente, Ismael Ignacio Pacho Pacho, Cesáreo Hernández Sardón y Vicente García Vaquero) por uno del Partido Popular (María Neftalina Martínez Vicente). En 2011 lo hizo el Partido Popular con el mismo resultado.


Tal es la tensión que se vive en Trabanca que el nuevo alcalde, Vicente García, fue acusado el pasado verano de desear la muerte a una ex concejal del PP, Carmen Pacho. “Vas a acabar detrás de la iglesia”, le dijo, como así reflejó la víctima en una denuncia ante la Guardia Civil, aunque posteriormente el socialista pidió disculpas, que fueron aceptadas por la denunciante. Todo derivó por unas obras en una vivienda particular. Así está el patio, que se diría coloquialmente.


Por si fuera poco, el ex secretario del Ayuntamiento de Trabanca reclamó judicialmente casi 25.000 por retribuciones no recibidas durante año y medio, incluido un periodo de baja médica. Anteriormente hubo hasta una advertencia de la Junta de Castilla y León por abandono de puesto. Tal es el clima de convivencia en este municipio arribeño que los problemas se extienden por todos sus estamentos administrativos y sociales.