800 árboles para disminuir las emisiones de CO2

800 árboles para disminuir las emisiones de CO2

|

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, junto con el gerente de Aquona en la capital, Nicolás Esmoris, han firmado esta mañana un convenio para el proyecto 'Reforesta Zamora', con el que se van a plantar un total de 800 árboles en el entorno de Valderrey con el fin de reducir el impacto medioambiental y las emisiones de CO2 en la ciudad.


Francisco Guarido ha puesto de relieve que "el cambio climático es una realidad" y "algo hay que hacer para mejorar todo lo que se puede lo que es nocivo" y desde los ayuntamientos "estamos obligados a tomar medidas con empresas".


Por ello, este convenio de colaboración que subvenciona Aquona y en el que "gana la ciudad y el ayuntamiento no pone nada; gana Aquona, ya que compensa sus emisiones de CO2; se crean puestos de trabajo; y beneficia a organizaciones como 'Apego Lácteo'.


Esta iniciativa es la primera fase de un proyecto medioambiental para recuperar el antiguo vertedero que hay en la zona y posteriormente se conectará la zona con la ciudad a través de un carril bici.


Por su parte, el concejal de Medio ambiente, Romualdo Fernández, ha dado a conocer que esta iniciativa está ligada a la asociación 'Apego Lácteo', una organización que promueve la lactancia materna y que propuso plantar un árbol por cada niño que nace en la ciudad, lo que "implica a la persona que nace desde el primer momento  con el medio ambiente" con este acto simbólico.


Así mismo, Nicolás Esmoris ha informado de que este proyecto está financiado al 50% por Aquona y el otro 50% por su fundación, y se completará con el acto que se va a celebrar el 24 de marzo con motivo del Día Mundial del Agua, cuando se plantarán 35 árboles en Valorio con especies autóctonas de Castilla y León, llevando cada uno de ellos el nombre de los niños recién nacidos en los últimos meses.


En este sentido, Esmoris ha aclarado que quona emite un total de 48 toneladas de CO2 anuales, y con esta iniciativa las emisiones se reducen un 7,5%, compensando así el impacto hacia el medio ambiente.