Belén Rodríguez expone en el Patio Herreriano 'Paintung'

Belén Rodríguez expone en el Patio Herreriano 'Paintung'

|

La sala 0 del Museo Patio Herreriano expone "Paintung" de la vallisoletana Belén Rodríguez, que se podrá ver de manera gratuita hasta el 4 de marzo. Esta es la primera exposición de artistas locales que este año se presentan en el Museo de las ocho muestras de creadores vallisoletanos que podrán contemplarse.


Belén Rodríguez (Valladolid, 1981) es Magíster Art por la Academia de Bellas Artes de Viena. Ha sido Artista en Residencia en programas internacionales como Matadero Madrid y Artista X Artista, La Habana, Hooper Projects en Los Ángeles, Atelier Salzamt Linz de CreArt en Austria, Academia de España en Roma o BMUKK en Tokio. Ha recibido la Beca Staatstipendium del Ministerio de Cultura de Austria en 2015 y el Premio Generaciones de Caja Madrid en 2011, entre otros. Es Magíster Art, Akademie der bildenden Künste, Viena. y Licenciatura en Bellas Artes, por la Universidad Complutense Madrid


Paintung, la exposición que Belén Rodríguez, trata sobre pintura, pero las piezas no ocupan las paredes, sino el espacio central de la sala. Son pinturas que se han liberado de la sujeción al muro al tiempo que se construyen como cuerpos en el espacio. Cuerpos que abandonando la bidimensionalidad del muro, muestran su anatomía. En este sentido, como cuerpos pictóricos, más que exponerse, habitan el lugar y allí esperan su cálido encuentro con el espectador.


Sustentadas en estructuras frágiles, biombos, pantallas, marcos… la superficie pictórica se pliega, cuelga libre, se dobla, se extiende en el suelo y se replica en patterns textiles o se insinúa como manchas simulando el azar. Las paredes de la sala permanecen vacías, como fondos neutros que ponen en valor la anatomía de estos cuerpos pictóricos. La artista se ha referido al display de las piezas de esta exposición como un "desfile", una imagen referida a su disposición consecutiva en línea, a un encadenamiento procesional, como palabras de una frase entrecortada, pero donde yo entreveo también un cierto carácter festivo, una celebración, una parade de cuadros emancipados de sus ataduras, ejerciendo en el espacio de la sala su estrenada libertad.