Condenan a CaixaBank por incluir indebidamente a un cliente como moroso

Condenan a CaixaBank por incluir indebidamente a un cliente como moroso

|

El Juzgado de Primera Instancia número 9 de Valladolid ha condenado a CaixaBank a abonar 7.000 euros a uno de sus clientes al que incluyeron indebidamente en ficheros de morosos. La sentencia a la que ha tenido acceso Noticias Castilla y León falla que la entidad debe abonar la indemnización al demandante por “la intromisión ilegítima de su derecho al honor como consecuencia de la inclusión indebida de sus datos personales en los registros de solvencia económica”.


La condena también recoge la obligación para CaixaBank de “realizar lo necesario para eliminar los datos referentes al demandante de los citados ficheros, notificando la cancelación de los registros a todas las personas a quienes se hubiese comunicado”.


El cliente que denunció a CaixaBank dio concurso de persona física en el año 2012 debido a que no podía hacer frente a las deudas que tenía. Entre esas deudas se encontraba un crédito de Barclays Bank. En el Juzgado de lo Mercantil se aprobó su propuesta para abonar sus créditos en cinco años con una quita del 50 por ciento y por tanto, con fecha de finalización en julio de 2017.


Cuando Caixabank absorbió Barclays comenzó a reclamar al cliente el crédito, que se había sometido a concurso. Para poder reclamarlo constituyó un préstamo personal y comenzó a reclamárselo en mayo de 2015.


El cliente trasladó entonces a CaixaBank que no había suscrito ningún préstamo con ellos y expuso la posibilidad de que la entidad se estuviera confundiendo con la deuda que él tenía con Barclays pero que ya se estaba pagando en el concurso de acreedores.


Sin embargo, Caixabank, en febrero de 2016, incluyó al cliente en los ficheros de ASNEF Y EXPERIAN. Era la segunda vez que le incluían en morosos de forma indebida, ya que antes de declararse en concurso Barclays le incluyó en los registros de morosos y debió quitarle después de declararse el concurso, pero no lo hizo. El cliente les demandó y llegó a un acuerdo por 1.800 euros.


Durante el procedimiento CaixaBank vendió el crédito a otra empresa, LINDORFF, y aunque el cliente intenta entonces informar a Lindorff de que deben quitarle de morosos, pues se estaba siguiendo un procedimiento judicial, ignoran su petición.


El cliente, defendido por la abogada Helena Pascual Rodríguez, ha estado en registros de solvencia patrimonial desde febrero de 2016 hasta después de dictarse la sentencia. CaixaBank también fue condenado a abonar las costas del proceso.