Una banda de ladrones al descuido desvalija pisos de ancianos

Una banda de ladrones al descuido desvalija pisos de ancianos

|

Una vivienda de la zona de la plaza del Mirto, en el barrio Garrido de Salamanca, ha sido escenario esta semana de la actividad de una banda de ladrones al descuido en pisos de ancianos que podría continuar por Salamanca, a tenor del intento de robo también en otra vivienda del barrio.


Según ha podido saber NOTICIASCYL, los hechos se produjeron cuando una joven llamó a la puerta de una mujer de avanzada edad asegurando que era la sobrina de un vecino, pero no estaban en casa y tenía que esperarles. La anciana se ofreció para darle cobijo y, transcurrido un tiempo de conversación, la joven se marchó. Entonces la inquilina descubrió que le habían desvalijado la habitación mientras estaba con la joven en el salón.


El modus operandi de este tipo de bandas de ladrones es el siguiente. Durante un tiempo estudian la estructura del inmueble de sus víctimas, sobre todo de barrios donde las viviendas tienen un largo pasillo y el salón se encuentra al final, de manera que las habitaciones están antes. A continuación buscan pisos donde residan sólo ancianos, ya sea en pareja o solos, y después estudian las relaciones familiares del entorno.


Con toda esta información, generalmente una mujer llama a la puerta asegurando que es familiar de un vecino y ha quedado con él, pero no se encuentra en casa en ese momento. Si la víctima accede a dejarle entrar para que no esté esperando en la escalera, se dirigen al salón, pero antes la falsa sobrina se asegura de dejar la puerta sin cerrar. Cuando están en el salón, otra persona que aguarda escondida se adentra en la vivienda, accede a las habitaciones y busca joyas o dinero como botín. Una vez obtenido, se marcha sin hacer ruido, por lo que la víctima del robo ni se ha enterado de lo ocurrido hasta que la falsa sobrina, todo el tiempo con ella, se marcha de la vivienda.


Este tipo de robo no es nuevo y ya se han dado casos anteriormente tanto en Salamanca capital como en pueblos de la provincia. Así, en las pequeñas localidades rurales la modalidad es simular ser un revisor de luz o gas, o algún vendedor de algo, repitiendo el procedimiento de dejar la puerta abierta, entretener a la víctima y que otra persona merodeé por la vivienda en busca de dinero o joyas que sustraer.