Las claves del éxito de Operación Triunfo

Las claves del éxito de Operación Triunfo

|

No es casual que en esta televisión de hoy en día un formato que entretiene (y que tiene adeptos y detractores por igual) haya conseguido enganchar a millones de españoles que se sientan en su sofá en la noche del lunes para disfrutar oyendo cantar a jóvenes promesas en el mundo de la música dentro de Operación Triunfo.


Las Aitana, Amaia o los Roi, Agoney y compañía han conseguido captar a un público principalmente joven para imponerse en lo que a la cuota de pantalla se refiere a serie como El Accidente, 17,5% OT por 14,8% de la serie de Telecinco a base de simpatía y con el micrófono de por medio.


Un formato que engancha


El formato de esta nueva edición de Operación Triunfo es sencillo y por eso engancha. Los concursantes se defienden en el escenario con un tema que los profesores de la academia les designan tras la gala del lunes antes de que el jurado, liderado por Mónica Naranjo, nomine a cuatro de los ‘triunfitos’.


Tras estas nominaciones  los profesores de la academia, con Noemí Galera como cabeza visible, salvan a uno de los expuestos a la expulsión mientras que otro de ellos se borra también de la lista para que en la misma queden solo dos nominados que son entre los que el público elige a base de votación telefónica.


Votación a través de la cual el espectador también elige a su favorito que no puede ser nominado por el jurado esa semana pasando la pasarela con la más amplia de las sonrisas. Un formato sencillo que ha enganchado al público.


Jóvenes con hambre y de carne y hueso


Precisamente la última favorita del público fue Aitana, una joven de solo 18 años de Sant Climent de Llobregat que llegó al espectador gracias a su actuación en el ‘Chas y aparezco a tu lado’, honor que ha tenido en varias ocasiones la tinerfeña de 23 años Ana Guerra, por su simpatía y buen hacer en el escenario.


Son jóvenes, con hambre de triunfar y que no dudan a la hora de mostrar sus sentimientos porque además de un concurso en que se va a elegir el mejor cantante de los 18 que comenzaron el programa, las relaciones humanas también tienen un apartado sumamente importante.


Así, y para demostrar que todos los participantes son de carne y hueso, Alfred, de 20 años, y la auténtica sensación de esta edición, Amaia, se han enamorado dentro de la academia y no dudan ya a la hora de mostrar las caricias y arrumacos varios, algo que engancha también al espectador.


Un mes para disfrutar


La elección del presentador, Roberto Leal, a la hora de conducir el programa también ha sido clave. Un hombre dicharachero, que pasó por España Directo y al que se le ve disfrutar e incluso bailar en cada gala y que tiene una relación directa a destacar con unos concursantes que le adoran.


El hecho de que en la televisión pública los anuncios no hagan acto de presencia cada 20 minutos también influye para bien para seguir el hilo de un programa por el que pasan además afamados artistas contrastados dentro del mundo de la música como el grupo colombiano Morat, Vanesa Martín o Carlos Baute.


Un mes tienen los fans más incondicionales del programa para deleitarse con estas futuras estrellas de la música, un mes para conocer al ganador de un concurso que ha vuelto a enganchar al público y ha conseguido volver a ser lo más visto de las noches de los lunes.