La epidémica gripe estomacal abarrota urgencias y centros de salud

La epidémica gripe estomacal abarrota urgencias y centros de salud

|

La Consejería de Sanidad tenía previsto que la gripe tuviera una mayor incidencia sobre la población este invierno y se está cumpliendo. El virus, que viene acompañado de problemas estomacales a modo de gastroenteritis, está abarrotando urgencias y centros de salud.


De hecho, durante las próximas semanas las urgencias del Hospital Clínico se reservan para la atención derivada de la gripe, mientras que en el hospital Virgen de la Vega se atenderán las urgencias traumatológicas comunes. Además, se han habilitado camas en el hospital de Los Montalvos para tratar a pacientes con gripe.


La tasa de incidencia aumentó de forma importante a finales de diciembre, situándose esta semana en intensidad baja, con 164 casos por cada 100.000 habitantes, según datos del Servicio de Vigilancia Epidemiológica y Enfermedades Transmisibles de la Junta de Castilla y León. Aunque los virus del tipo B son predominantes, en esta semana se han aislado virus del tipo A nH1N1 en muestras centinelas y no centinelas. La población más afectada sigue siendo los menores de quince años.


Ante esta situación, Sanidad tiene en previsión aumentar el número de camas funcionantes en los centros, reorganización y redistribución de las plantillas habituales, contratación de refuerzos e, incluso, desprogramaciones quirúrgicas, en caso de necesidad, algo que por el momento no ha sido necesario realizar, a diferencia de lo ocurrido en 2016, cuando se tuvieron que suspender doce operaciones.


Cómo prevenir y tratar la gastroenteritis vírica


Según explican los expertos sanitarios, el principal contagio es por vía digestiva, pero también puede contagiarse el virus de persona a persona a través de las manos. Por ello, es fundamental el constante lavado de manos, siempre antes y después de ir al baño, y antes de tocar cualquier alimento o utensilio.


Ante síntomas como malestar general, fiebre, vómitos y diarrea, lo principal es el reposo digestivo unas horas para que los pacientes no tengan sintomatología e hidratación, ya sea con suero oral hiposódico o un preparado de agua con limón y un poco de azúcar, sal y bicarbonato.


En estos casos generalmente no hay que tomar ningún medicamento, salvo paracetamol en caso de fiebre o dolores musculares, pero sí llevar a cabo esta reposición hídrica. Y es que con un poco de fiebre se pierden sales, por lo que es primordial hidratarse, sobre todo en el caso de personas mayores y niños.


En situaciones así, los médicos de Atención Primaria insisten en que tampoco conviene automedicarse en exceso puesto que el virus tiene un cuadro autolimitado que suele durar unas 24 horas. Y es importante también no tomar leche porque se producen intolerancias secundarias a la lactosa, pero un yogur natural es permisivo.