¿Cultos satanistas en Salamanca?

¿Cultos satanistas en Salamanca?

|

Con la llegada del año nuevo ha aparecido en la calle Pérez Herrasti de Salamanca, en el barrio Salesas, una inquietante pintada en color sangre con símbolos relacionados con cultos satanistas. ‘Baphometh rules’ se puede leer junto a un pentagrama invertido rodeado por un círculo y con tres números seis en los vértices inferiores. Cual Robert Langdon, el experto en simbología que protagoniza novelas de Dan Brown como ‘El código Da Vinci’, ‘Ángeles y dominios’ u ‘Origen’, entre otras, vamos a desgranar esta pintada.


La primera referencia hay que buscarla en internet, por si se tratara de un grupo de música, algo que no parece existir con ese nombre, o de algún tipo de macabro juego como el polémico ‘Ballena azul’ o un grupo de redes sociales, algo de lo que tampoco aparecen pistas concretas. Incluso el nombre contiene una errata, pues la h final sobra en el nombre de Baphomet.


‘Baphomet rules’, las reglas de Baphomet traducido del inglés, el macho cabrío, con cabeza y patas de cabra y cuerpo de hombre, la imagen del diablo, Satán, Lucifer o cuantos nombres se le haya dado al demonio que dicen reina en el infierno. Por ejemplo, en el final de la película ‘El día de la bestia’, de Álex de la Iglesia, aparece este macho cabrío. Es el símbolo de la Iglesia de Satán, fundada en Estados Unidos hace medio siglo y esparcida por todo el mundo, la cabra que propicia los pecados, en contraposición a Cristo, el cordero que los quita.


Las letras, además de una errata, contienen otro símbolo, una T invertida, a modo de cruz al revés. Es decir, el rechazo a Jesucristo, un símbolo más de los satanistas. Por su parte, el pentagrama invertido es un símbolo usado en brujería y rituales asociados a la magia negra y el satanismo. Enlaza con Baphomet porque la forma geométrica es similar a la cabeza de un macho cabrío y el pentagrama es también un símbolo de la Iglesia de Satán, sobre todo si está rodeado de un círculo, como es este caso.


Finalmente, están los tres números seis, o lo que es lo mismo, 666, el número de la bestia, su marca, que simboliza el nacimiento del anticristo. La suma de seis más seis más seis es dieciocho, precisamente el final del año que acaba de comenzar. Otro detalle más que enlaza con los cultos satanistas.


Ahora bien, ¿se trata simplemente de la obra de un fanático por este tema, aprovechando la celebración de la Navidad, un periodo de tradiciones eminentemente cristianas, para mostrar su rechazo a lo cristiano, o encierra algo más serio en su trasfondo, algo relacionado con ritos macabros que se puedan llevar a cabo? En otros lugares de España han aparecido estas pintadas junto a sacrificios de animales durante el último año. Aquí, por el momento, la respuesta sólo la puede dar el autor de esta pintada.