Aceitosas delicias pensadas para masticar y saborear

Aceitosas delicias pensadas para masticar y saborear

|

Si hay un dulce característico de la Semana Santa de Zamora es la aceitada, redondas, consistentes y aceitosas delicias pensadas para masticar y saborear.


Este dulce típico artesano se elabora en varios obradores de la capital, y su aroma envuelve el casco antiguo y enamora el olfato de quienes nos visitan estos días.


Su textura es compacta y su color tostado, debido al baño al huevo. Sus ingredientes son: aceite, harina, azúcar, huevos enteros, yemas, esencia de anís y una copita también de anís. Son de alto contenido graso y aporte calórico también alto.


Su origen se desconoce, pero tradicionalmente se elaboraban sin manteca ni mantequilla, utilizando en su lugar aceite, y cumpliendo así con los preceptos cuaresmales.