El PP rechaza reprobar a Sáez Aguado

El PP rechaza reprobar a Sáez Aguado

|



El Grupo Parlamentario Popular ha rechazado reprobar al consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, como han pedido los grupos en la oposición a iniciativa de los socialistas, y ha ofrecido un consenso "sin relatores ni mediadores" con la Cámara como "único testigo" para analizar la situación de la sanidad pública en Castilla y León y buscar soluciones que garanticen su pervivencia en el futuro.


"Sin ese consenso va a ser muy difícil mantener un sistema fuerte", ha advertido el procurador 'popular' Alejandro Vázquez quien, tras reivindicar que Castilla y León cuenta con una sanidad "buena y de calidad" con una "buena valoración" de los usuarios y de organizaciones, no ha negado que tenga "problemas comunes a todos los servicios" del país como consecuencia de la financiación de la sanidad, de la adaptación del modelo a una población envejecida y dispersa o de la falta de médicos especialistas que "tensionan" la sanidad y obligan a tomar decisiones para mejorar y preservar su futuro.


"La sanidad ni soporta más partidismo ni más demagogia sino medidas que solucionen los problemas y garanticen la pervivencia del sistema ahora y en el futuro", ha reivindicado Vázquez que ha tendido la mano de la Junta y del PP para analizar y alcanzar soluciones de forma consensuada en pro de una sanidad bien financiada, de políticas transversales, de una gestión transparente, del reto de la cronicidad y de acercar "en lo posible" el servicio a los ciudadanos o de desarrollar la carrera profesional sin trabas.


"Pensé que se sumaban a la reprobación", ha ironizado al respecto el portavoz del Grupo Socialista, Luis Tudanca, tras escuchar el relato de los problemas de la sanidad que ha realizado Vázquez fruto, a su juicio, del "desconcierto" del PP al que ha acusado de pretender cargarse la sanidad "con alevosía" para privatizar y hacer negocio con la salud.


"No vamos a permitirlo", ha asegurado Tudanca que en su primer turno de palabra ha enumerado más de 60 razones para pedir la reprobación del consejero de Sanidad por el que ha roto también "una lanza" desde el reconocimiento de que es la única persona valiente en la Junta por "dar la cara", a diferencia del presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, "el máximo responsable", y de su "cómplice", el candidato del PP, Alfonso Fernández Mañueco, a los que ha acusado de permanecer "escondiditos". "Entre todos la mataron y ella sola se murió", ha lamentado.


Tudanca ha aprovechado el debate para recordar que la propia exvicepresidenta de la Junta, Rosa Valdeón, ha dicho en público que se están cargando la base del sistema. "Sí sí se la cargaron ustedes, los suyos (*) iba a ser la sucesora, la candidata y de algo sabe que es del gremio", ha manifestado el socialista que ha reivindicado en las Cortes que "otro modelo es posible" para lamentar que el PP haya votado en contra de todas las propuestas del PSOE para mejorar la sanidad de Castilla y León.


"Piensen bien lo que van a hacer hoy", ha recomendado el líder regional del PSOE que ha ironizado sobre el "empeño" del PP en perder las próximas elecciones autonómicas. "Quien desea algo con todas sus fuerzas lo acaba consiguiendo, les animo a seguir en ese camino", ha sentenciado.


En el caso de Ciudadanos, el procurador Manuel Mitadiel ha apostado por huir de una visión catastrofista de la sanidad de Castilla y León ya que, según ha reivindicado, es "de mucha calidad" aunque se ha visto "atemperada por algunos problemas" con "incidencia importante" como la suspensión de consultas, la saturación de urgencias o unas listas de espera quirúrgica que han mejorado sólo en los papeles al sacar por una llamada telefónica.


Mitadiel ha apuntado a un "problema de gestión" por una estructura que somete a la sanidad a "una carrera de obstáculo" por una centralización "ineficaz y excesivamente rígida" con la que sólo se "matan mocas a cañonazos" por lo que se ha sumado a la reprobación y ha defendido una enmienda de adición que ha sido admitida para instar a la Junta a cumplir las resoluciones adoptadas por las Cortes durante la presente legislatura en materia sanitaria.


Desde el Grupo Mixto, su portavoz, el procurador de IU-Equo, José Sarrión, ha justificado la reprobación del consejero de Sanidad en la "tremenda indignación" de "miles y miles de ciudadanos" que "están hartos" de la falta de financiación y de planificación de la Consejería y de las consencuencias del "infausto acuerdo" de PP y PSOE que, según ha recordado, primó el control de la deuda y del déficit sobre los servicios públicos.


En el mismo sentido, la procuradora de Podemos Isabel Muñoz ha compartido la "errada gestión" sanitaria del PP que, en su opinión, se ha cebado en la atención primaria, sobre todo en el medio rural. "Castilla y León está en pie de guerra porque nos duele nuestra sanidad", ha resumido para reconocer que, de salir adelante la reprobación, "otro vendrá que bueno le hará" ya que, según ha reconocido también, el problema de la sanidad en Castilla y León no está sólo en las personas sino en el modelo neoliberal sanitario del PP.