Las quejas e irregularidades sobre las macro-granjas llegan a la subdelegación

Las quejas e irregularidades sobre las macro-granjas llegan a la subdelegación

|

La asociación "Pueblos Vivos Zamora" se reunía esta mañana con el subdelegado de Gobierno para trasladarle sus demandas en contra de la construcción de macro-granjas en la provincia de Zamora.


Esta coordinadora ha compartido con el representante en Zamora del Gobierno Central sus inquietudes sobre la gestión del agua, el peligro de desabastecimiento para la población en los lugares en los que se construyen granjas industriales porcinas y la posible contaminación de los acuíferos por el esparcimiento de purines. También, sobre las irregularidades que se han cometido en la construcción de instalaciones y los expedientes abiertos por el Seprona.


El subdelegado, Ángel Blanco ha mostrado su comprensión con la problemática de estos pueblos, pero ha recordado que la concesión de estas licencias urbanísticas "es competencia municipal", y que en todo lo relacionado con los trámites medioambientales "el competente es la Comunidad Autónoma". Aunque, Blanco ha reconocido que en anteriores reuniones se comprometieron a "realizar algunas actuaciones relacionadas con la Confederación Hidrográfica del Duero, que se han llevado a cabo, pero que son las menores en este asunto".


Sobre dicho Confederación Hidrográfica del Duero, "Pueblos Vivos" denuncia que pese a sus informes positivos con la construcción de macro-granjas, "la realidad es que el comisario de aguas de CHD informaba en un medio de comunicación que los acuíferos de la Cuenca del Duero han disminuido casi 22 metros en las últimas tres décadas, por lo tanto se están secando y eso supone un coste adicional de potabilización y un riesgo para la población". Por tanto, consideran "un locura" instalar estas granjas en la zona, ya que este tipo de ganadería industrial "consume excesivas cantidades de agua, que podrán en peligro el abastecimiento de los pueblos donde se establezcan y realicen el esparcimiento de purines".


Además, la coordinadora ha explicado que "los proyectos de explotaciones porcinas a los que se les están dando licencias ambientales y alumbramiento de aguas no cumplen con rigor la normativa del sector, sobre todo en la aplicación de purines como fertilizante".  De hecho, la organización denuncia que "el plan de abonado no se cumple, haciendo el purín un factor fuertemente contaminante de las tierras, el aire y del agua".