No más caídas, nuevas aceras en Cardenal Cisneros

No más caídas, nuevas aceras en Cardenal Cisneros

|

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, ha visitado esta mañana el transcurso de las obras en las aceras de Cardenal Cisneros que han arrancado entre la calle Pablo Morillo y la Avenida de Requejo y que pondrán fin a los problemas habituales con los que se encuentran los transeúntes.


Guarido ha resaltado que este tramo de acera es el que peor se encuentra y la más transitada con bares y negocios en la zona, por lo que la obra podrá estar finalizada en el plazo de un mes dificultando lo menos posible el tránsito peatonal dejando un metro y medio entre la zona a arreglar y las fachadas, mientras que cuando finalice una parte de la obra pasarán a arreglar la otra y las zonas de garaje se tratarán de realizar en el mismo día.


Pero no es solamente este tramo el que se va a ejecutar, pues ya está realizado otro proyecto entre la calle Colón y la Aldehuela que se publicará previsiblemente en marzo en la Plataforma de Contratación del Estado y se podrá empezar a ejecutar en mayo.


Esta primera fase consta de 4.000 metros cuadrados, mientras que la segunda fase serán otros 8.500 metros cuadrados, con un total de 2,2 kilómetros de aceras nuevas en adoquín de color crema y verde alrededor de los árboles.


Las obras incluyen el cambio del mobiliario urbano con árboles nuevos en sustitución de los que se han ido deteriorando, habiendo sido adjudicado por algo más de 700.000 euros el total de las dos fases, pero además pondrá fin a la problemática de las raíces de los árboles porque el adoquín que había hasta la actualidad no tenía sustrato de cemento.


Pero Guarido ha ido más allá y ha querido recordar que este proyecto es el "mayor de arreglo de aceras" que ha tenido la ciudad, con algunas calles ya realizadas y otras en vías de ejecución suponiendo un total de 12.500 metros cuadrados de aceras en total, 6 kilómetros de aceras nuevas, 137 árboles, 56 bancos y 35 papeleras.


"Arrancar la obra de Cardenal Cisneros era una obsesión", ha incidido el alcalde, mientras que respecto a la titularidad de la vía por parte del Estado ha señalado que "lo hace el Ayuntamiento porque volveríamos a entrar en discusión" pues el Gobierno se hace cargo de la carretera pero "de lo demás pasan".