Puente y Herrera se alían para "ganar la batalla" a Lauki

Puente y Herrera se alían para "ganar la batalla" a Lauki

|

Óscar Puente, en la presentación del FIBEST (Foro de empleo promovido por la Universidad de Valladolid) volvió a hablar sobre el cierre de Lauki, optó por mantener una postura conjunta con la Junta de Castilla y León y amenazó con poner en marcha una campaña en contra de la empresa en caso de continuar con la idea de cerrar la fábrica de la capital del Pisuerga.


El socialista afirmó que lo que no puede hacer la marca gala es “sostener que una fábrica hay que cerrarla porque no es competitiva y al mismo tiempo ponerla a vender” y apuntilló que “si uno está en un mercado y una fábrica no es competitiva hasta el punto de que la tiene que cerrar y encuentra comprador, lo lógico es que se la transmita porque así mata dos pájaros de un tiro. Le coloca a un competidor algo que no es rentable, con lo que le traslada un problema y obtiene un ingreso por algo que iba a cerrar e iba a dejar abandonado”.


El alcalde de Valladolid aseguró haberse enterado de la noticia del posible comprador de la fábrica a través de la “comparecencia del presidente de la Junta de Castilla y León” en el día de ayer en la sesión plenaria en las Cortes y volvió a recalcar que ambas instituciones mano a mano (Ayuntamiento y Junta de Castilla y León) “pueden salvar el problema si siguen dando batalla”.


“Si una empresa puede llegar, cerrar una actividad que es rentable, dejar a 100 familias en la calle y llevarse actividad de la ciudad. ¿Cuáles son los recursos que le quedan a la sociedad frente a este tipo de actuaciones? Creo que tenemos que estar dispuestos, como sociedad, a defendernos de prácticas inhumanas, que prescinden de la realidad por la que atraviesan las familias. Si al final las empresas se convierten en entes ajenas a la ciudadanía son un problema y no podemos pasar por ello”, aseguró Puente.


El alcalde advirtió, una vez más, que en caso de que siga en la empresa francesa la idea de cierre, podrían iniciar una campaña de desprestigio contra la marca, ya que “tenemos que defender lo nuestro. Nuestro empleo y a las familias que viven de esa empresa y tenemos que hacerlo con todos los recursos a nuestro alcance”.