Todo lo que debes saber si vas a divorciarte

Todo lo que debes saber si vas a divorciarte

|

Una separación es un proceso duro y complicado, que incluso en los casos en los que lo hayamos buscado, se nos hace desagradable, cansado y también bastante triste. Un divorcio significa un cambio, una pérdida, y a pesar de que seguramente será para mejor, no podemos evitar pasarlo mal en estas situaciones.


Al dolor de la separación, en el caso del divorcio, se le une los trámites legales. El papeleo que lo alarga todo, los acuerdos, las firmas… y un sinfín de situaciones de las que queremos olvidarnos lo antes posible. Por eso, será mejor que conozcamos donde nos metamos para poder hacerlo de la mejor manera. Los abogados de Salamanca nos cuentan todo lo que tienes que saber si estás en proceso de divorcio.


¿Separación o divorcio?


Una de las primeras dudas que acechan la cabeza de quienes quieren terminar su matrimonio es si separan o se divorcian. Muchas personas no conocen bien las diferencias entre estos dos términos, por eso, es conveniente que entendamos donde nos metemos antes de tomar una decisión.


Para que lo entendamos mejor, el divorcio significa que se disuelve el vínculo que habíamos contraído con el matrimonio, de modo que cada uno de los implicados puede volver a casarse si lo desea. Mediante este trámite, cada una de las partes pierde los derechos y obligaciones que tenían al casarse, lo que no significa que les libre de las obligaciones para con sus hijos.


Por otro lado, la separación no supone una total disolución del matrimonio, sino simplemente una suspensión. El procedimiento es el mismo que en el divorcio, y se ha de poner ante un juez, pero en el caso de reconciliación, dejaría sin efecto estos puntos.


Tipos de divorcio


A pesar de que muchas personas se acogen a la opción de la separación, también es cierto que el divorcio es lo más reclamado, ya que sin este trámite seguimos ligados a la otra persona, y es algo que muchas parejas no desean. Por eso, pasamos a detallar los tipos de divorcio existentes, de modo que entendamos mejor por lo que estamos a punto de pasar.


Divorcio de mutuo acuerdo


Se trata de lo que se conoce como divorcio amistoso, y además de ser el más rápido también resulta el más económico. Lo ideal es que la pareja intente llegar a un consenso para divorciarse de este modo, y no añadir más dolor a su corazón ni tampoco a su bolsillo.


Si escogemos este modo de divorcio, no hará falta la celebración de juicio, sino que bastará con la presentación de demanda y del convenio, eso sí, con la ratificación de las dos partes implicadas en el Juzgado. En el divorcio de mutuo acuerdo, ambos cónyuges cuentan con el mismo abogado y procurador.


La parte más importante de este divorcio es el convenio, que deberá incluir cuestiones como la custodia de los hijos, pensión alimenticia y régimen de visitas. Se trata de un acuerdo en el que deben estar conformes ambas partes y deberán firmar en el Juzgado.


Divorcio contencioso


En el caso de que sea imposible llegar a un acuerdo por parte de la pareja en separación, no habrá más remedio que ir a juicio, y esto es lo que se conoce como divorcio contencioso. De este modo, el procedimiento se inicia por la presentación de una demanda por una de las partes, y la otra parte deberá contestar a ella.


En la demanda, se deberán presentar las medidas que se desean en cuanto a custodia, pensión, régimen de visitas y uso de la vivienda familiar. Se trata de un proceso que resulta mucho más largo, complicado y costoso que el divorcio de mutuo acuerdo, ya que cada una de las partes deberá contar con su propio abogado y Procurador.


Algunos consejos para quienes van a divorciarse


Como hemos dicho, se trata de un proceso doloroso, por lo que tendremos que poner todo de nuestra parte para que pase de la forma más rápida posible, sobre todo si hay niños de por medio que puedan sufrir de nuestras decisiones.


Antes de tomar una decisión definitiva, será bueno que pasemos por un período de reflexión, acudiendo a terapia si así lo vemos conveniente. Es importante que pensemos si queremos salvar algo de aquello que teníamos. Una buena solución es instar un proceso de separación en primer lugar, de modo que si hubiera reconciliación, se quedaría sin efecto.


Si la decisión está tomada y es lo mejor para nosotros, divorciarse es el único camino.  Si tienes hijos, te recomendamos que todo lo que hagas vaya en beneficio de estos, ya que pueden sufrir mucho en este proceso y debemos protegerlos lo máximo posible. La figura de un mediador familiar puede ser muy útil en este momento.


CYL