¡Que bote, que bote, que bote Villanubla!

¡Que bote, que bote, que bote Villanubla!

|

Villanubla está de Fiestas y se nota. Aunque las actividades comenzaron el pasado 31 de agosto, este 5 de septiembre se ha vivido el primer día grande, marcado por la participación de las peñas, que han disfrutado de una comida de hermandad y por la tarde han animado las calles de la localidad con su tradicional desfile al ritmo de la charanga El Pendón.


Camisetas de colores, muchos saltos y bailes y alguna que otra bebida volando. La participación en las fiestas no conoce de edad y las peñas tampoco; pequeños y mayores disfrutan al mismo tiempo de un recorrido que despierta la curiosidad de los viandantes que se cruzan con el desfile y aprovechan para hacer fotos de amigos y familiares.


Si animado ha sido el desfile de peñas, más multitudinaria aún la asistencia al pregón y a la imposición de bandas y bastones del numeroso grupo de quintos que este año se convierten en representantes de la juventud de Villanubla. La tradición de los carteles con fotos y frases en alusión a los jóvenes protagonistas le pone el toque de humor a la elegancia con la que los quintos afrontan el momento tan especial. El público reclama que todo boten y uno tras otro les toca levantarse de la silla y aliviar los nervios con un par de saltos. Unos botes reiterados de los que no se libra ni el alcalde, Félix Velasco.


La peña Los Elegantes ha tenido el privilegio este año de dirigirse a los vecinos y visitantes para inaugurar oficialmente las fiestas. Dos de las integrantes de la peña han destacado el honor que supone protagonizar este momento y han recordado toda una vida vinculada a las Fiestas de Nuestra Señora de Gracia, con un repaso por cómo se vivien los días festivos en las diferentes etapas de la vida.


"Todos los que han estado en nuestras fiestas saben que Villanubla es un pueblo acogedor, que abre sus puertas más aún en fiestas, por eso son tan importantes las peñas, porque ofrecemos todo lo que tenemos a todo el que venga, sea del pueblo o no; la peña se convierte en una gran familia", han relatado.