Diferencias entre las tarjetas de crédito y las de débito

Diferencias entre las tarjetas de crédito y las de débito

|

Aunque las tarjetas de crédito y débito son bien diferentes, todavía hay muchos consumidores que las utilizan indistintamente. Conocer sus diferencias, te ayudará a elegir mejor cuál utilizar en cada momento.


Características de las tarjetas de crédito


Las tarjetas de crédito ofrecen la posibilidad de usar un dinero que no es tuyo. Esto quiere decir que cuando haces una compra con la tarjeta de crédito, estás usando el dinero del banco y a final de mes tienes que devolvérselo.


Las condiciones dependen de cada contrato, pero en algunos casos si lo devuelves todo a final de mes, no te cobran intereses. Sin embargo, te dan la opción de devolver solo una parte del dinero que has usado y dejar otra parte pendiente para pagarlo en los meses venideros. En estos casos, te aplicarán intereses casi con seguridad.


Este servicio hace que las tarjetas de crédito tengan unos requisitos más exigentes que las de débito, ya que en el fondo la institución te está concediendo financiación y quiere asegurarse de que se la vas a devolver.


Habitualmente, las tarjetas de crédito tienen un coste relativamente alto. Debes pagar una tarifa por la adquisición de la tarjeta y otra cantidad mensual o anual por poder disfrutar de ella. También es bastante común que si cumples ciertos requisitos, como tener una nómina o cierta cantidad de saldo, el banco no te cobre estas tarifas. No obstante, lo harán en cuanto dejes de cumplir las condiciones.


Además, las tarjetas de crédito suelen tener seguros asociados que pueden ser muy útiles en casos como compras online o compras de viajes. Siempre es buena idea leer atentamente la póliza del seguro de tu tarjeta, ya que suelen ser interesantes.


Características de las tarjetas de débito


Las tarjetas de débito son un utensilio para evitarte la incomodidad de tener que llevar efectivo. Con ellas puedes pagar con el dinero que tienes en la cuenta del banco, pero a diferencia de las tarjetas de crédito, pagarás siempre con tu dinero.


A veces permiten pequeños descubiertos, pero generalmente generarán tarifas adicionales.


Las condiciones de las tarjetas de débito son muchísimo más laxas. Es habitual que las instituciones te regalen la primera tarjeta de débito si abres una cuenta bancaria sin necesidad de cumplir más requisitos.


Habitualmente, no tienen seguros asociados. En definitiva es lo mismo que pagar con monedas, pero sin soportar su peso.


¿Cuándo usar cada una?


Es importante que leas las condiciones de la tarjeta de crédito ya que si no te van a cobrar comisiones siempre que saldes la deuda a final de mes, puede merecerte la pena usarlas para aprovecharte de las garantías de seguridad extra que tienen respecto a las tarjetas de débito.


Si van a generar intereses, entonces la decisión debe tomarse en función de si la comodidad de aplazar el pago o la seguridad de tener el seguro asociado compensa el pago de los intereses. Como ya hemos dicho, los viajes son un buen ejemplo de casos en los que suelen merecer la pena, ya que incluyen un seguro de viaje que si contrataras aparte, probablemente te resultaría más caro.


Para otras muchas compras habituales, probablemente te merezca la pena pagar con la tarjeta de débito y evitar intereses.