CRÓNICA | Capital o no, debatan sobre la ciudad

CRÓNICA | Capital o no, debatan sobre la ciudad

|

En el pleno del Ayuntamiento de una ciudad se tratan temas sobre esa ciudad. Bien, un punto de partida obvio, consistente y que, en principio, no debería generar ni debates ni aristas. Pero como esa ciudad (Valladolid, de aquí en adelante) está dentro de una comunidad autónoma, un país, un continente, un planeta y un universo, cualquier asunto puede rozar a la rabiosa actualidad municipal.


Agotadores son los plenos vividos en más ocasiones de las deseadas con mociones sobre Venezuela, acusaciones cruzadas sobre ETA, corruptelas lejanas y demás menesteres a rebufo de la política nacional. Por eso son tan de agradecer sesiones como la ordinaria de este mes de septiembre celebrada este martes, con tres mociones, concisas, directas, sobre temas que le pueden afectar a los vecinos de la ciudad.


Los medios con los que cuenta la Policía Municipal, el empleo juvenil y la calidad del aire. Tres temas que dan, efectivamente, para plasmar posturas políticas, buscar el acuerdo o la gresca y, después, que cada uno esté de acuerdo con quien quiera, pero que nos ciñamos a las orillas del Pisuerga entre los cerros.


Una vez en harina local, otro cantar es cómo le sale a cada uno la masa después de meterla en el horno. El concejal de Vox, Javier García, empezó con buen pie la legislatura, viendo aprobada la primera moción que presentó al pleno. Pero eso le ha podido generar un precedente que despiste la previsión de lo que ocurrirá en adelante, en la sesión de hoy para ejemplo, que el Gobierno municipal decline sus propuestas, más aún cuando vayan a cuestionar/cambiar la gestión en marcha. Porque las ideologías y la visión de los asuntos dista mucho entre unos y otros.


El reglamento del Consistorio requiere un estudio pormenorizado, enmiendas, sustituciones, adiciones... mil y una fórmulas para que la intención de la oposición de influir en la acción directa de la ciudad quede suavizada o adaptada a las líneas y propuestas que el Gobierno municipal ya tiene en marcha o planeadas. Y luego que si fue idea mia, o tuya, o de todos a la vez. Nada que no haya ocurrido en infinidad de ocasiones y al margen de colores políticos. Que los cambios a un texto siempre enriquecen. Pues eso.


Inversión va, capital viene


Hace meses, sin saber si había agua o no, el alcalde, Óscar Puente, se metió en el charco de las inversiones para la ciudad. Nada tiene de especial que un alcalde reclame más fondos para su municipio, quizá otro cantar sea si quieres que la balanza del reparto se vuelque de tu lado y deje más descuidados otros puntos geográficos que, como decirlo, le tienen a Valladolid cierta tirria.


Eran los tiempos en los que Pilar del Olmo y José Antonio de Santiago-Juárez estaban aún en la Junta y no sentados a la cabeza de la bancada popular en el Ayuntamiento. Ahora, De Santiago dice que apoya a Puente en esa cruzada por llenar las arcas municipales de aportaciones foráneas, pero que hay que pedir a todo el mundo; no sólo a la Junta, vamos, que achuche también a sus amigos en Madrid.


No contento con tirarle ese guante a Puente, que el alcalde ha devuelto en forma de la sonrisa picarona con la que se acompaña a la ironía; el veterano dirigente del PP se desmarca con el anuncio de una moción para el próximo pleno (como si con las de hoy no hubiera suficiente metralla) en la que se planteará que Valladolid sea reconocida como capital de Castilla y León en la próxima reforma del Estatuto de Autonomía.


Ya la tenemos liada otra vez. Desde su propio partido ya han salido para desvincularse de esta idea y en León no faltará partido, político, sindicato u organismo que quiera emitir un comunicado para dejar claro que, de haber una capital, sea la suya. Algo si queda claro ya en el salón de plenos tras poner en marcha la maquinaria de la legislatura, que el alcalde y el número dos del PP tienen 'feeling', una relación muy lejana a la permanente mueca de desaprobación que Puente compartía con el tándem Bermejo/Enríquez hace apenas unos meses.


Algo que no cambia es el exceso en los tiempos de intervención. Pocas mociones si, tres, pero de una hora cada una en el debate no bajan. Tiene un punto de chiquillería escolar apurar el reloj y poner el contador en negativo hasta que el alcalde llama la atención al interviniente como si fuera el maestro que reclama atención a la clase.


Ah, y para acabar con las reminiscencias del pasado, el exalcalde, Francisco Javier León de la Riva, se ha colado en el orden del día de la sesión. El Ayuntamiento ha tramitado la indemnización que recibirá en "concepto de gastos de defensa y asistencia jurídica", al igual que Manuel Sánchez y Alfredo Blanco, exconcejales del PP, por el juicio de las 'confort letter' en el que fueron absueltos.


https://www.noticiascyl.com/valladolid/local-valladolid/2019/09/03/el-pleno-del-ayuntamiento-de-valladolid-en-imagenes-9/