Una calle de Valladolid que vuelve a la vida

Una calle de Valladolid que vuelve a la vida

|

“Tenemos la gran satisfacción de ver la calle Cobre en marcha. Ha sido complicado. Es una calle que desapareció con las obras de la ronda y del túnel para la variante ferroviaria. Es una recuperación”, ha señalado el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Valladolid, Manuel Saravia en la reapertura de la calle Cobre.


Además ha estado presente el alcalde de Valladolid, Óscar Puente y el concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez, y distintos miembros de la Asociación de Empresarios del Polígono de San Cristóbal que han visitado la calle Cobre tras las obras realizadas.


“Es un día importante. Atendemos a una reivindicación histórica, de los últimos 10 años, de la Asociación de Empresarios del Polígono de San Cristóbal. Hoy es realidad con una inversión de 300.000 euros y vamos a darle continuidad”, ha añadido Vélez.



El trazado de la calle Cobre fue sepultado durante las obras de construcción de la ronda exterior sur (VA-30). La nueva infraestructura que entró en servicio en octubre de 2010, borró del callejero esta vía, que quedó inutilizada por la invasión de los taludes de los terraplenes de la VA-30 entre las calles Topacio y Acero.


Además, limítrofe a la calle Cobre se ejecutó en su día un falso túnel para la proyectada variante ferroviaria de mercancías. El relleno del trasdós de las paredes del túnel y la parte superior del mismo se ejecutó con materiales que el estudio geotécnico ha clasificado como suelos tolerables y además no fue compactado en su momento.


 El proyecto ha contemplado la construcción de calzada, aceras y red de alumbrado público. Además, se ha renovado la red de abastecimiento de agua –incluyendo un hidrante- y se han incorporado canalizaciones para red eléctrica de baja tensión, así como conductos para cableado de comunicaciones.



Con la obra que ha realizado el Ayuntamiento se recupera el acceso para las empresas situadas en la ampliación del Polígono de San Cristóbal (El Carrascal), que permite la entrada y la salida entre las calles Acero y Topacio, en paralelo al muro sobre el que discurre la ronda exterior sur.


Se cumple así una antigua demanda de los empresarios de este polígono industrial, que llevaban reclamando la apertura de esta vía desde el mismo día en que se cerró la calle Cobre.


La reapertura de la calle Cobre aliviará notablemente el tráfico en toda la parte alta del polígono El Carrascal y, también, de las rotondas hacia la autovía.