Un pastelero de Castronuño que rompe fronteras en China con la nata

Un pastelero de Castronuño que rompe fronteras en China con la nata

|

Entre Europa y Asia aún quedan muchos misterios por descubrir, muchas aportaciones que aprender mútuamente en este mundo globalizado. Alguna de ellas está vinculada a la cocina y ahí triunfan los talentosos profesionales españoles y, en concreto, de Castronuño. José Ignacio Colinas es el dueño de la Confitería Xokoreto en la localidad a orillas del Duero y se ha convertido en el gran embajador de la repostería para descubrir en China los encantos y las posibilidades de la nata.


En este mes de noviembre, Colinas ha participado en una iniciativa de Leche Gaza para divulgar entre los profesionales del sector en el gigante asiático la innumerables posibilidades que tiene una nata de calidad. En declaraciones a NoticiasCyL, este pastelero de gran prestigio ha detallado que "allí no tienen la nata como uno de sus ingredientes principales, desconocen sus características; por eso la propuesta era que fuéramos allí y les hiciera demostraciones".


El viaje comenzó en una importante feria de exportaciones en Shanghai, "donde estuvimos cuatro días, después continuamos en Zhengzhou y Ningbo trabajando con profesionales del sector, haciendo demostraciones de cocina para que vieran cómo trabajar con la nata y las elaboraciones que se pueden hacer", ha indicado este referente de la repostería vallisoletana.



El desconocimiento deriva, incluso, en una cierta desconfianza, "porque los chinos conocen una nata de muy baja calidad y al presentarles la nata pura el cambio es muy importante; allí hay o pastelerías muy de estilo francés, muy finas, o sino otras con poca calidad".


El impacto de la nata de Gaza y del estilo de Colinas ha dejado perplejo a más de uno. "Hemos hecho contactos con gente que quiere venir a formarse aquí, puede que a la Escuela Internacional de Cocina (donde Colinas imparte clase), porque sí que hay mucha gente que quiere aprender cómo trabajamos aquí"


Semifríos, cañas zamoranas "que han arrasado", multitud de postres y propuestas para acercar la nata al universo chino, ese donde las cifras pierden el sentido y todo se masifica. Un viaje transformador también para Colinas que ha vivido una experiencia única y ha visto el contraste cultural en todas sus facetas. "Me decían que trabajaba con mucha eficiencia, que en poco tiempo hacía muchas elaboraciones y le dije que era porque soy autónomo".


Fotos cedidas por José Ignacio Colinas