Cambio en el perímetro del CBC Valladolid con Guim Expósito

Cambio en el perímetro del CBC Valladolid con Guim Expósito

|

El Carramimbre CBCV ha cerrado la incorporación de Guim Expósito (Barcelona, 27 de marzo de 1994), ex jugador de Liberbank Oviedo Baloncesto y que estaba libre desde este mismo martes por la mañana. El jugador catalán, asimismo, se incorporará a la disciplina carmesí de forma inmediata y se espera que se ponga bajo las órdenes de Hugo López desde este jueves.


Guim Expósito, el polivalente jugador exterior de 1,97 de estatura, llega al Carramimbre CBCV con la carta de libertad después de haber iniciado la presente temporada en las filas del Liberbank Oviedo, club del que se ha desvinculado este mismo martes por la mañana. En el cuadro asturiano, el catalán ha participado en un total de ocho partidos este curso.


Antes de enrolarse en el conjunto ovetense, Quim Expósito disputó dos temporadas en la liga sueca, donde Hugo López pudo seguir de cerca su progresión. En la campaña 2017-2018, el barcelonés se incorporó a las filas del Wetterbygden Stars Huskvarna de segunda división, donde promedió 16 puntos, 5,3 rebotes y 5 asistencias y ascendió a la primera división. Ese curso participó en treinta partidos y firmó 12 tantos, 3,2 rebotes y 4,6 asistencias de media.


Juan Rubio


El Carramimbre CBCV y Juan Rubio han alcanzado un acuerdo para la rescisión del contrato del alero murciano. La decisión ha llegado de forma consensuada y con el fin de buscar lo mejor tanto para el club como para el baloncestista. El club, por tanto, le agradece al jugador su profesionalidad y los servicios prestados durante la presente campaña en la que ha demostrado su compromiso hasta el último día y le desea la mejor de las suertes en lo deportivo y en lo personal.


Desde hace unas semanas, de hecho, Juan Rubio (Murcia, 17 de noviembre de 1995) solicitó a la dirección deportiva del Carramimbre CBCV su salida del club vallisoletano por motivos personales, algo que, inicialmente, no entraba en los planes carmesí. Tanto el director deportivo Pepe Catalina como el entrenador Hugo López eran partidarios de la continuidad del alero murciano, pero finalmente y una vez se encontró un sustituto de garantías, ambas partes optaron por alcanzar un acuerdo satisfactorio para el club y el jugador.