El PP pide no ideologizar la violencia de género y rechaza el partidismo

El PP pide no ideologizar la violencia de género y rechaza el partidismo

|

El Partido Popular también ha enviado un comunicado sobre la violencia contra la mujer en el Día Internacional de su Eliminación. Así, consideran que es una "de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo" que, además, "ataca a las mujeres sin distinción de raza, lugar de nacimiento, edad o clase social por lo que podemos afirmar que ninguna mujer está libre de la misma en ninguna parte del mundo".


Ante ello, el PP recuerda a víctimas y familias "con afecto" y les muestran su compañía y el compromiso de trabajar para erradicar "la lacra social de la violencia de género".


Insisten, asimismo, que esto no es una cuestión de ideologías por lo que rechazan a "quienes a derecha o izquierda plantean una utilización partidista de una causa que nos debería unir a todos en torno a las víctimas".


La violencia de género es una de las peores violencias porque ataca en el núcleo más
íntimo a quienes apenas pueden defenderse y tan solo una de cada cinco había
denunciado previamente a su agresor lo que hace extremadamente difícil protegerlas".


El recuerdo, además, va también para las "mujeres que siguen sufriendo en silencio cualquier forma de maltrato" y especialmente a las más vulnerables como las adolescentes, las mujeres con alguna discapacidad, las mujeres mayores y los menores, indican.


"La violencia de género existe en nuestro país y quienes lo niegan o pretenden diluirla en
otros tipos de violencia en el entorno familiar de muy distinta naturaleza e igualmente
reprobable, están haciendo un flaco favor a las víctimas. Todas las violencias encuentran
su correspondiente tipificación en el Código Penal de acuerdo con su gravedad, pero no
todas plantean la misma problemática social ni requieren el mismo tipo de respuesta por
parte de los poderes del Estado. Así lo ha reconocido el Tribunal Constitucional y así lo ha venido defendiendo el Partido Popular tanto desde el gobierno como desde la
oposición", afirman.


Además, recuerdan que promovieron las "primeras medidas para proteger a las mujeres frente a la violencia doméstica, con la aprobación de la Orden de Protección (LO 27/2003 de 31 de julio), un estatuto jurídico integral que aunaba las distintas medidas cautelares, civiles, penales o administrativas, a través de un único procedimiento judicial". Por otro lado, también se aprobó la ley integral en 2004 y se impulsaron desde el Gobierno la "reforma de más de una decena de leyes para mejorar la protección jurídica y social de
las víctimas, sacando adelante el Pacto de Estado contra la Violencia de Género y
poniendo en marcha en un tiempo récord más de la mitad de sus 214 medidas, incluidos
los 200 millones de financiación adicional que fueron incluidos en los PGE para 2018".


Pese a ello, comentan, "queda mucho por hacer y este gran esfuerzo colectivo que involucra a todas las administraciones, al Poder legislativo, el Judicial y la Fiscalía General del Estado, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, las organizaciones sociales especializadas en violencia de género, los medios de comunicación y la sociedad española en su conjunto,
en torno a un amplio abanico de medidas y un importante esfuerzo presupuestario, representa sin lugar a dudas el mayor compromiso que puede hacer una sociedad volcada contra la violencia de género. Compromiso que hoy el Partido Popular
nuevamente reitera ante la sociedad española.


Pese a ello culminan con el mensaje de que "hay salida a la violencia de género”. Según las estadísticas, 8 de cada 10 mujeres lo logran gracias a que España cuenta hoy con uno de los sistemas de protección más avanzados del mundo con unos elevados estándares de trasparencia y capacidad de respuesta y un amplio compromiso político y social. Un consenso cuya vigencia defendemos y demandamos a todos los partidos políticos para que sean las víctimas y en ningún caso los planteamientos ideológicos de nadie, los que prevalezcan en la defensa de una causa que no sólo es justa, sino que como sociedad no podemos permitir. "Ni un asesinato más, porque no queremos ser ni una menos".