La necesidad de victoria, apremia

La necesidad de victoria, apremia

|

El Fundación Grupo Norte no puede fallar. Después de tres derrotas consecutivas, necesita una victoria que le devuelva la confianza y, sobre todo, que reafirme el juego del equipo, y por ello, el único objetivo este sábado ante Las Rozas, un recién ascendido que aún no conoce el triunfo en la presente temporada, es ganar, para dedicárselo a su afición, que siempre acude, fiel, al pabellón Pilar Fernández Valderrama.


Con toda la plantilla a su disposición, el técnico del conjunto vallisoletano, José Antonio De Castro, espera que este partido sirva para recuperar la mejor versión de los jugadores, principalmente de los lanzadores -Brett Stibners, Juanjo Alonso o Lalo Prieto- que en los último compromisos ligueros han bajado el listón en el apartado anotador, pero también es fundamental mejorar el nivel defensivo y no perder la concentración, ya que son “los apagones en los partidos”, los que les han costado las victorias.


A pesar de que Las Rozas ha debutado este año en la máxima categoría del baloncesto en silla de ruedas español, De Castro tiene claro que “no hay que confiarse bajo ningún concepto”, puesto que se trata de un equipo “que cuenta con buenos jugadores, con una importante base nacional, en la que destacan internacionales como Vera, Lara, Muiño o Alexis Ruiz, junto al colombiano Rodrigo Pérez, “un buen tirador”, que está demostrando sus cualidades.


Además, también tienen un buen juego interior, con jugadores grandes y experimentados como el propio Alexis Ruiz y Fernando Cantero, que controlan la faceta reboteadora. De ahí que haya incidido, durante esta semana de entrenamientos, en la necesidad de no relajarse y tratar de imponer un fuerte ritmo de juego desde el inicio, para controlar el marcador y poder desarrollar el mejor juego posible.


Ambos equipos ya se enfrentaron durante la pretemporada, en un torneo disputado en Medina del Campo, del que salió victorioso el Fundación Grupo Norte, pero una vez se hubo puesto las pilas tras comprobar que Las Rozas no dejaba pasar ni uno de sus errores para situarse muy cerca en el marcador. Eso debe servir como advertencia y toque de atención para salir al cien por cien desde el pitido inicial.