La 'Estrategia Verde' de Salamanca llega a Madrid

La 'Estrategia Verde' de Salamanca llega a Madrid

|

La Estrategia para el Desarrollo de una Infraestructura Verde, que tiene en marcha el Ayuntamiento de Salamanca, estará presente este viernes en el primer Simposio Anual de Patrimonio Natural y Cultural de Icomos España, que se desarrolla en la Universidad Politécnica de Madrid.


El arqueólogo municipal, Carlos Macarro, presentará la ponencia ‘El plan especial de protección de la infraestructura verde y biodiversidad de Salamanca como estrategia de conservación de sus valores universales excepcionales: naturales y patrimoniales’, elaborada por él mismo y por la arquitecta del Patronato Municipal de la Vivienda y Urbanismo, Beatriz Diosdado.


Este simposio persigue ofrecer a la comunidad española de expertos en patrimonio cultural y natural el foro idóneo para la presentación de las últimas investigaciones y desarrollos en el campo de la conservación, restauración, documentación, protección y difusión de los monumentos, conjuntos y sitios del patrimonio natural y cultural. De esta manera, se busca el encuentro de diversas disciplinas y de diferentes tipos de profesionales, como pueden ser arquitectos, historiadores, arqueólogos, geógrafos, geólogos, naturalistas, antropólogos, restauradores o ingenieros, entre otros.


Salamanca es la primera Ciudad Patrimonio de la Humanidad con una Estrategia para el Desarrollo de una Infraestructura Verde. Se trata de un plan especial de protección de la biodiversidad que persigue mejorar la salud urbana, integrar los barrios y fomentar el empleo gracias a la integración de urbanismo y naturaleza.


La Estrategia define 276 actuaciones para los próximos quince años en toda la ciudad, desde el centro hasta los nuevos barrios de la periferia y los límites con todos los términos municipales del alfoz. Entre estas medidas se encuentran la plantación de más árboles y la ampliación de las zonas verdes para conectar corredores y mitigar el impacto de la emisión de gases de efecto invernadero, así como la creación de viveros y cultivos ecológicos.


En el río se promueve la incorporación de refugios para aves y de elementos para la reserva de la biodiversidad y la fauna, o la recuperación de molinos y acequias con fines educativos. Y, dentro de la propia ciudad, favoreciendo la integración de las energías renovables en los edificios, la transformación de espacios con más paseos arbolados, microjardines o muros verdes, siguiendo la actuación ya llevada a cabo en el barrio de San Bernardo.


La Infraestructura Verde reportará, por tanto, importantes beneficios medioambientales a Salamanca, por la protección del patrimonio natural, cultural y social, y la adaptación al cambio climático.


La promoción de la movilidad sostenible, las medidas de eficiencia energética y el aumento de zonas verdes generarán una mayor calidad del aire y favorecerán el desarrollo de hábitos saludables, lo que redundará en una mejor salud de los ciudadanos.


También contribuirá a generar riqueza y empleo mediante la actividad económica asociada a las medidas puestas en marcha.