Condenado a 4 años de cárcel por "injurias" al rey de Marruecos a través de YouTube

Condenado a 4 años de cárcel por "injurias" al rey de Marruecos a través de YouTube

|

Un tribunal de Marruecos ha condenado este jueves a cuatro años de cárcel a un hombre por "injurias" contra el rey Mohamed VI y las instituciones del país a través de su canal en YouTube.


El acusado, Mohamed Sekaki, conocido como 'Mul Kaskita' --el nombre de su canal--, fue detenido tras publicar un vídeo en el que criticó los discursos del monarca y tildó a los marroquíes de "burros" y "estúpidos" por apoyarle.


Así, un tribunal de la ciudad de Setat ha impuesto también a Sekaki una multa de 40.000 dirhams (alrededor de 3.740 euros), según ha informado la agencia estatal marroquí de noticias, MAP.


Fuentes judiciales citadas por la agencia han indicado que Sekaki fue detenido tras varias denuncias ciudadanas y que, posteriormente, la Policía Judicial ha determinado que las expresiones no se enmarcan en la libertad de expresión.


Además, han recalcado que el acusado había recibido "importantes" cantidades de dinero desde el extranjero a cambio de sus actividades, sin dar más detalles al respecto.


Por otra parte, el activista y periodista Omar Radi ha sido detenido en la ciudad de Casablanca por supuestamente insultar a un juez a través de su cuenta en la red social Twitter, según su abogado, Milud Kandil.


Radi, quien criticó a un juez por sus sentencias contra líderes de las protestas en el Rif contra la mala situación económica y la crisis social, se encuentra a la espera de juicio, tal y como ha confirmado Kandil en declaraciones a la agencia de noticias Reuters.
La sentencia contra Sekaki y la detención de Radi llegan un mes después de que el rapero Mohamed Munir, conocido como 'Gnaui', fuera condenado a un año de cárcel por insultos a la Policía.


La organización marroquí pro Derechos Humanos Freedom Now ha denunciado en un comunicado publicado en su cuenta en Facebook los continuados arrestos e imputaciones de personas que usan las redes sociales "para expresar su cólera ante el deterioro de las condiciones sociales y económicas".


En este sentido, ha condenado el arresto de Radi y ha denunciado las "violaciones flagrantes de la libertad de expresión en los últimos años", antes de criticar "el uso por parte de las autoridades del Poder Judicial para arreglar cuentas con los críticos".