Los Bomberos trasladan la barcaza hundida en el Duero a los Pelambres

Los Bomberos trasladan la barcaza hundida en el Duero a los Pelambres

|

La gran crecida del río Duero tras el paso de las borrascas Elsa y Fabien han terminado por hundir por completo la barcaza para transportar pasajeros y que se encontraba en las aceñas de Olivares. El concejal de Turismo, Christoph Strieder ha tenido que solicitar a los Bomberos de Zamora su intervención para trasladar la nave a los Pelambres y sujetarla a los árboles cercanos, para evitar su arrastre.


Hace año y medio se estrenaba en la capital este transporte fluvial, con un coste de 20.000 euros, y pensado para que turistas y zamoranos pudieran cruzar el imponente Duero de las aceñas de Olivares a las de los Pelambres. Un gran atractivo turístico que ahora está literalmente bajo las aguas del río, tras la inmensa subida del caudal a causa de las fuertes tormentas de estos días. Según ha declarado el propio concejal a Noticiascyl Zamora, el peso del cable que ayuda a transportar la embarcación y el notable aumento del caudal han sido las principales causa de su hundimiento. Pese al susto inicial, Strieder asegura que la barcaza "no ha sufrido daños y cuando baje el caudal la recuperaremos".


Por ahora, la medida principal ha sido trasladar la embarcación al otro lado de la ribera, en los Pelambres, que es "una zona más tranquila", para evitar su arrastre por las aguas, y que ha sido asegurada por los Bomberos, "que han atado la barcaza a los árboles de la ribera". Unas vez las aguas vuelvan a su estado natural, la barcaza volverá a su sitio para el disfrute de turistas y zamoranos.


De cara al futuro y a una nueva subida del caudal en el Duero, el concejal de Turismo explica que la medida será quitar el cable y trasladar la embarcación "a una zona más tranquila" tras las aceñas de Olivares, "en una zona más o menos cerrada y a la que no accede tanto caudal".


Vox Zamora critica la gestión del Ayuntamiento por el hundimiento


La formación política critica que esta riada, que ha terminado por hundir la barcaza, había sido "bien advertida por la Confederación Hidrográfica del Duero". Por tanto consideran que "la culpa" de este hundimiento es de el alcalde de Zamora, Francisco Guarido "y su manera de contratar servicios, materiales y obras, siempre lo barato y malo pero sin contar con la calidad que deben tener los servicios municipales que nos merecemos los zamoranos".