El Roscón de Reyes, un dulce tradicional para un día mágico

El Roscón de Reyes, un dulce tradicional para un día mágico

|

El día de Reyes, el 6 de enero, es un día especial y mágico para los niños y los no tan niños. Un día que no solo significa la compra de regalos, el fin de las vacaciones navideñas o incluso el principio de las dietas para intentar perder los kilos ganados durante las fiestas y sus comidas copiosas. El día de Reyes es un día mágico, en el que la ilusión predomina sobre todas las cosas y los nervios, ante la llegada de los Reyes Magos procedentes de Oriente, están a flor de piel. Y como todas las fiestas tienen su propio dulce tradicional, este día no podía ser menos y en esta fecha es inevitable la aparición de los roscones de Reyes en las mesas de todas las casas del país.


Un dulce típico que según apunta la historia no es originario del territorio español, ya que, según muchos, su origen parte de la celebración de las saturnales romanas. Estas fiestas estaban dedicadas al dios Saturno, con el objetivo de que el pueblo romano pudiese empezar a celebrar la mayor duración de los días, y el incremento de horas de luz, después del solsticio de invierno. Unos cuentan que los romanos agasajaban a las clases menos favorecidas con tortas dulces de forma redondeada en cuyo interior escondían un haba seca que representaba prosperidad. Y a quien le tocase el haba era coronado rey por un día. Otros aseguran que durante las fiestas dedicadas a Saturno se escondía un grano de haba para que aquel esclavo que lo encontrase fuese liberado. Miles de historias, pero ninguna contrastada cien por cien.


Respecto a su forma, ¿a qué se debe? Estos dulces intentan escenificar unas lujosas coronas con rubís y esmeraldas que portaban las ropas de Los Reyes Magos. Por ello, la forma es de corona con masas abizcochadas adornadas con frutas escarchadas como los símbolos de rubís.


En cuanto a la receta, su receta se remonta a siglos atrás, un tradicional dulce hecho a base de harina, leche, mantequilla, azúcar, levadura, huevos, un poco de sal, ralladura de naranja y limón. A pesar de ello, también se le pueden añadir agua de azahar, cointreau, ron, diferentes ingredientes para darle un toque particular. Aunque cada repostero guarde su secreto para darle un toque propio y especial.


Toda una delicia nada empalagosa que, normalmente, aparece acompañada de una nata que esconde la denominada haba de la suerte, aunque los más tradicionales sigan apostando por el roscón sin relleno. Pero en estos últimos años, la variedad ha demostrado estar en el gusto y los reposteros y panaderos realizan diversos tipos de rellenos para satisfacer todos los gustos. Roscón tradicional relleno de nata, relleno de crema pastelera, roscón de hojaldre, relleno de chocolate, roscón de chocolate, sin gluten, sin lactosa…


Igual que oscilan los diferentes sabores también lo hacen los precios, variando desde los que encontramos en los supermercados hasta los de las panaderías, pastelerías o las propias confiterías.


Un tradicional dulce para un día especial y divertido buscando la haba o los muñecos y sabiendo que el año que viene, puede que te toque pagarlo.


FuenteEFE