Teresa Ribera, nueva vicepresidenta para la Transición Ecológica

Teresa Ribera, nueva vicepresidenta para la Transición Ecológica

|

Teresa Ribera ocupará la vicepresidencia para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, según han confirmado fuentes de Moncloa, que han avanzado que el organigrama del nuevo Gobierno contará con un total de cuatro vicepresidencias, tres de ellas ocupadas por mujeres.


Según señalan, con esta vicepresidencia, que dirigirá la actual ministra de Transición Ecológica en funciones, se cumple con el compromiso del presidente Sánchez de dar rango ministerial al reto demográfico, "avanzando más al situarla en una vicepresidencia".


En este sentido, aseguran que se señala como "prioridad" del nuevo Gobierno las políticas con las que se hará frente a los desafíos de la España vaciada.


Ribera es licenciada en Derecho y pertenece al Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado. En su desarrollo profesional fue profesora adjunta de Derecho Público en la Universidad Autónoma de Madrid.


Entre 1996 y 2004 ejerció distintos puestos en los Ministerios de obras Públicas, Transporte y Medio Ambiente. A partir de ese año y hasta 2008 ocupó la Dirección General de la Oficina Española de Cambio Climático en el Ministerio de Medio Ambiente hasta 2008, cuando fue nombrada secretaria de Estado de Cambio Climático.


Al término del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, se fue a París (Francia) a dirigir el Instituto para el Desarrollo Sostenible y las Relaciones Internacionales (Francia).


Experta en negociaciones climáticas


Ribera es una de las mayores expertas de España en negociaciones climáticas ya que ha participado en lo que va de siglo en casi todas las Conferencias de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, donde en la actualidad preside la Junta asesora de la Iniciativa 'Momentum for Change'.


Este perfil se ha visto acentuado a finales de este año al ejercer como 'anfitriona' de la Cumbre del Clima de Chile (COP25) que se celebró en Madrid. Pese a que no se consiguió alcanzar el nivel de ambición deseado en la cita climática anual de la ONU, su habilidad como negociadora fue ensalzada en detrimento de la actitud de la presidenta de la la COP25, la chilena Carolina Schimdt, que de hecho recurrió a ella en el tramo final para poder cerrar los acuerdos.


En enero de 2017, fue nombrada por el Gobierno sueco como miembro de la Junta Directiva del Instituto del Medio Ambiente de Estocolmo y también es miembro del Consejo Asesor Global sobre el Clima del Foro Económico Mundial y del Consejo Global de Liderazgo de SDSN.


Desde el 6 de junio de 2018 es ministra para la Transición Ecológica, uno de los departamentos más fuertes del anterior gobierno de Pedro Sánchez, tras aglutinar las competencias de Medio Ambiente, Energía y Agua.


Ahora, según ha confirmado La Moncloa, Ribera se eleva a vicepresidenta para ejercer un mayor liderazgo e impulsar el cambio climático, uno de los que el propio presidente del Gobierno ha dicho que será uno de sus ejes prioritarios.


El reto de un nuevo modelo energético


La transición energética, la aprobación del Plan Nacional de Energía y Clima, con la Ley de Cambio Climático y la Estrategia de Transición Justa para cumplir los compromisos de lucha contra la emergencia climática según lo pactado en el Acuerdo del Clima de París, serán algunos los principales retos de Teresa Ribera al frente de la nueva Vicepresidencia para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Todas estas medidas persiguen hacer frente a la 'emergencia climática.


Además, Ribera tendrá que lidiar con la 'guerra del agua' en relación con el Trasvase del Tajo-Segura, desde Castilla-La Mancha a Levante o la contaminación que sufre el Mar Menor.


Durante el discurso de investidura previo a su elección como presidente del Gobierno, Pedro Sánchez prometió que el nuevo Ejecutivo estaría en la "primera línea con la transición ecológica, la protección de la biodiversidad y un trato digno a los animales" -aunque para este último reto se ha creado una Dirección General de Bienestar Animal en la Vicepresidencia de Derechos Sociales que dirigirá Pablo Iglesias-.


Además, Sánchez se comprometió con una Ley de Cambio Climático y Transición Energética de "objetivos ambiciosos" que incluye la neutralidad de carbono del sistema eléctrico en 2050.


Para ello, este jueves Moncloa ha confirmado que al frente de este reto se situará Teresa Ribera, como vicepresidenta, quien deberá coger las riendas para aprobar el plan integrado de Energía y Clima que reforme el mercado de la electricidad y reduzca la factura pero con la "transición justa" como prioridad. "No puede quedar nadie atrás ni haber perdedores", afirmó.


La nueva vicepresidenta tiene algo menos de un año para llegar a la próxima Cumbre del Clima (COP26) que se celebrará en Glasgow (Reino Unido) con los deberes climáticos hechos y presentar compromisos nacionales de reducción de emisiones tan ambiciosos como para contribuir a limitar el aumento de la temperatura global del planeta a 1,5 grados centígrados.


En este marco, Sánchez anunció también la creación de un Instituto de Transición Justa para ayudar a las comunidades afectadas por el cierre de la cuencas mineras y centrales nucleares.


Otro de los retos de Ribera de acuerdo con el programa presentado por Sánchez, será la aprobación de una Estrategia de Economía Circular para alcanzar el residuo cero en 2050 y los plásticos de un solo uso, entre otras medidas, todas ellas encaminadas al autoconsumo sin sobrecostes.


Igualmente, se deberá encargar de impulsar una Ley de Movilidad Sostenible que incluya ayudas al vehículo eléctrico y un plan de cercanías y, en materia de agua, tendrá que poner en marcha un nuevo Plan Nacional de Depuración, Saneamiento y Eficiencia, además de solucionar la guerra del agua en el marco del Trasvase Tajo-Segura.


Igualmente, otro de los asuntos ambientales que deberá gestionar es la protección del Mar Menor, que sufre de anoxia por contaminación ambiental.


Precisamente, este jueves el presidente de Murcia, Fernando López Miras, ha reclamado la "implicación" del nuevo Gobierno central para recuperar de forma "plena" el Mar Menor.


En materia de Medio Ambiente, Ribera no ha de olvidar tampoco que 2020 es un año clave a nivel internacional en materia de conservación, ya que en la próxima XV Cumbre de Biodiversidad Biológica de la ONU que se celebrará en Pekín (China) se ha de alcanzar un nuevo acuerdo multilateral para detener la pérdida de biodiversidad antes de 2030. A nivel nacional, Sánchez apuntó también líneas de trabajo ambientales como la mejora de la gestión de espacios naturales.


La 'España vaciada', nueva competencia


Por otro lado, Teresa Ribera suma a sus competencias el Reto Demográfico, unas políticas que habían recalado en el ministro de Agricultura, Luis Planas, después de que Meritxell Batet dejara vacante la cartera de Política Territorial de la que dependía el Comisionado para el reto demográfico para convertirse en presidenta del Congreso en la pasada legislatura.


El Comisionado para el Reto Demográfico fue credo en 2017 por el Gobierno del PP y su primera responsable fue Edelmira Barreira. Tras la moción de censura, el Gobierno de Pedro Sánchez nombró a Isaura Leal, pero también cesó para concurrir a las elecciones generales y el puesto ha quedado vacante desde entonces.


El Ejecutivo había aprobado en marzo de 2019 una estrategia nacional que resume los retos de la 'España vaciada' que ahora recoge Ribera: garantizar la conectividad territorial, asegurar una adecuada prestación de servicios básicos, incorporar el impacto y la perspectiva demográfica en la elaboración de la normativa, avanzar en la simplificación normativa y administrativa para pequeños municipios; eliminar estereotipos; mejorar la colaboración público-privada y alinear las líneas de acción con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y