Planas insiste a la CE vigilar los precios de referencia de exportaciones agrícolas

Planas insiste a la CE vigilar los precios de referencia de exportaciones agrícolas

|


El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha asegurado este jueves que España "está insistiendo cerca de la Comisión Europea" para que exista un "control efectivo" de los reglamentos comunitarios en cuanto a la entrada de productos hortofrutícolas de terceros países de modo que, entre otros aspectos, "se vigilen efectivamente" los precios de referencia.


Así lo ha indicado el titular en declaraciones a los periodistas ante las protestas del sector agrario de los pasados días, la última de ellas este mismo jueves en Jaén, por la crisis de precios que se da en el sector primario y que, en el caso de las frutas y hortalizas, se ha declarado "estructural" por parte de las organizaciones de productores.


Durante una visita a una finca de Níjar (Almería), Planas ha reconocido que el país exporta "más de la mitad" de sus productos del sector agroalimentario y, por lo tanto, debe "abrir nuevos mercados", si bien también ha considerado que es precios que la normativa comunitaria se cumpla "de manera estricta" en cuanto al etiquetado de productos y el cumplimiento de reglas fitosanitarias.


"España está insistiendo cerca de la Comisión Europea para que lo haga sobre todo en el sector de frutas y hortalizas, particularmente, y en el conjunto de los sectores", ha afirmado el titular de Agricultura, quien también se ha referido a la necesidad de que los precios de referencia de entrada de producto, como es el caso del tomate procedente de países extracomunitarios, se cumplan.


En el mismo sentido, ha señalado que "de vez en cuando" es necesario recordar a la Comisión la aplicación de las normas para que lleguen a los estados miembro que tienen que ponerlas en marcha ya que a través de las diferentes fronteras se reciben esos productos. "Creo que de esa forma, quien exporte a España lo hará en plenitud de legalidad y nosotros también, lógicamente, tenemos que defender nuestra provisión en otros mercados", ha dicho.


En relación a las manifestaciones realizadas en los últimos días en lugares como Don Benito (Badajoz) o Almería, Planas ha reconocido la "preocupación" de los productores por los precios, cuya situación es "complicada" y deriva de otros "muchos factores" como la "climatología" o la "situación del mercado".


"Tenemos que ser capaces de estructurar, de mejorar la organización del sector para conseguir efectivamente que la estructuración de la oferta a través también de las cooperativas agroalimentarias, de las organizaciones profesionales de frutas y hortalizas y también de las interprofesionales, puedan mejorar", ha opinado a tenor de este asunto.


FACTORES DE "INCERTIDUMBRE"


Junto a estos problemas, Planas ha identificado otros "factores de incertidumbre" que acompañan a la crisis de precios, entre los que ha apuntado la negociación de la nueva PAC que se debatirá el 20 de febrero en Bruselas, a donde viajará el presidente del Gobierno; los aranceles impuestos por Estados Unidos y la aplicación del Brexit a partir de enero de próximo año una vez se cumpla la moratoria.


"Ante esa preocupación solo se responde con esfuerzo, trabajo conjunto, diálogo y racionalidad", ha dicho el ministro, quien ha repasado la agenda de reuniones que mantuvo la primera semana como ministro para escenificar la necesidad de "trabajar todos juntos" para "sacar adelante" la agricultura, que es "uno de los grandes activos de España". "Creo que el futuro es brillante, pero para esto tenemos que remar todos en la misma dirección", ha apostillado.


De otro lado, Planas se ha vuelto a referir a la aplicación de salario mínimo interprofesional (SMI) en el sector. "Somos uno de los 12 países más ricos del mundo y estamos en octavo lugar en la UE en cuanto importe del salario mínimo interprofesional, con lo que esto no es el problema", ha manifestado.


Para el responsable estatal de Agricultura, la aplicación de SMI es "perfectamente asumible" por lo que ha animado a la patronal y a los representantes de los empleados a "llegar a un acuerdo" para dar "la misma dignidad" al trabajador del campo que al del sector servicios en lugares como Almería, donde el convenio colectivo vigente concluyó en 2015 y está pendiente de actualización.