Avenida, a evitar la relajación ante el colista

Avenida, a evitar la relajación ante el colista

|

Son tiempos raros para Perfumerías Avenida. De fin de semana en fin de semana, sin encuentros entre ella, las charras siguen preparando el fuerte de la competición. De hecho, en breves vuelven a arrancar su participación europea y un poco más tarde, llega la Copa de la Reina que, además, se celebrará en Salamanca.


Mientras tanto, las charras buscan seguir sumando puntos y sensaciones en la competición doméstica. Este sábado, turno para un viaje corto, a Bembibre, para disputar uno de los derbis regionales que este año tiene tintes dramáticos (18:15 horas).


Así es al menos para las leonesas, que llegan últimas con solo dos victorias en su casillero y tras seis jornadas sin sumar, desde que lograron dar un golpe de efecto ante Cadi La Seu, demostrando que son un equipo para más.


Sin embargo, la depresión se ha apoderado del conjunto, que cuenta en sus filas con jugadoras de la talla de la recién llegada Gladkova, que ya ha sumado dos jornadas como máxima anotadora total. Junto a Luna-Castro son los dos fichajes de invierno con el que buscan dar un cambio de efecto a la temporada.


Saben de la importancia del encuentro las leonesas, que contarán con un pabellón entregado después del acuerdo con el Clima Ciudad de Ponferrada para dejar a la mitad el precio de las entradas. En la promoción, además, los jóvenes hasta 18 años no pagarán, mientras que los poseedores de abono familiar o protector tendrán dos entradas por diez euros.


Buscan el mayor apoyo posible para el partido frente a un Perfumerías Avenida que llega lanzado. Al contrario que las locales, las salmantinas parecen estar en su mejor momento, acumulando partidos espectaculares en los que vencen y convencen, dejando a los rivales en una puntuación muy baja.


Con ello viajan a León para seguir la estela de Uni Girona, único conjunto que es capaz de superar la temporada salmantina por el momento. Confianza máxima pero mínima relajación para enfrentarse a un renovado Bembibre para el que cada partido es una final.