Las condiciones meteorológicas cortan la conexión ferroviaria entre Asturias y León

Las condiciones meteorológicas cortan la conexión ferroviaria entre Asturias y León

|

La circulación en la línea de ancho métrico Oviedo-Santander está interrumpida entre Infiesto y Arriondas por una incidencia causada por condiciones meteorológicas adversas. Además, está interrumpida la circulación entre Pola de Gordón y Santa Lucía, de la línea entre León-Gijón.


Según información de Adif recogida por Europa Press, para la conexión entre Oviedo y Santander se ha establecido un plan alternativo de transporte por carretera para los trenes de media distancia afectados.


Por otro lado, debido a las condiciones meteorológicas adversas en la zona se encuentra interrumpida la circulación de la línea C2 de Asturias en el trayecto Soto-El Entrego.


PLAN DIRECTOR ADIF


El Plan Director de medidas preventivas de invierno 2019-20 recoge un amplio listado de actuaciones específicas de Adif para afrontar los posibles efectos de los fenómenos adversos del invierno. Entre los recursos disponibles hay que destacar las 21 locomotoras de tracción diésel aptas para incorporar cuñas quitanieves ubicadas próximas a las zonas de riesgo y listas para ser movilizadas. Más concretamente, 12 son para la red de ancho ibérico, 3 para la de ancho métrico (una de ellas exclusiva para la línea Cercedilla-Cotos, en las cercanías de Madrid) y 6 para la red de ancho estándar (o de alta velocidad).


Adif tiene identificadas un total de 271 estaciones consideradas prioritarias para la limpieza de sus instalaciones (agujas y desvíos básicamente) y evitar su colapso en caso de fuertes nevadas. De ellas, 212 se localizan en la red de ancho ibérico y 59 en la de ancho métrico. En la red de ancho estándar sus estaciones cuentan con calefactores de agujas.


En lo que se refiere a los cambiadores de ancho –que son las instalaciones que permiten la transición de los trenes entre las redes de ancho ibérico y estándar– la mayoría cuenta con sistemas que permiten la descongelación de los rodales de los trenes mediante rociadores de agua caliente a presión, así como accesos para facilitar el transbordo entre composiciones, si fuera necesario, con mejoras en la iluminación y la dotación de escaleras.