Premio del Ministerio de Cultura para este facsímil editado por la USAL

Premio del Ministerio de Cultura para este facsímil editado por la USAL

|

El libro La limpieza no manchada, de Lope de Vega, editado en su colección conmemorativa por la Oficina del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca con motivo de la celebración de los 400 años de la escritura y primera publicación de esta obra, ha obtenido el tercer premio en la categoría de Libros Facsímiles en la convocatoria de 2019 de los Premios Nacionales a los Libros Mejor Editados durante 2018 que otorga el Ministerio de Cultura y Deporte.


Los premios no tienen dotación económica, pero son muy valorados por los editores, por lo que suponen de reconocimiento y prestigio a su trabajo editorial, así como por la difusión que conllevan, ya que los libros premiados serán expuestos posteriormente en las ferias internacionales del libro LIBER, Fráncfort y Leipzig.


En estas dos últimas ferias, de centenaria tradición bibliófila, se exhibe la exposición “Best Book Design from all over the World” (Libros Mejor Editados en el Mundo), concurso internacional cuya primera edición comenzó en la ciudad de Leipzig en el año 1963 y para el que cada país envía los libros que ganan cada año su concurso nacional. Tras la exposición de los ejemplares en ambas ferias alemanas, las obras quedarán como donación en el German Book and Type Museum de Leipzig.


 


El jurado ha valorado un total de 145 obras en las categorías de Arte, Bibliofilia, Facsímiles, Infantiles y Juveniles, y Obras Generales y de Divulgación. Ha estado presidido por Begoña Cerro Prada, subdirectora general de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras Españolas, y ha contado con la participación de los siguientes vocales: Alfonso Méndez Portabales, Arsenio Sánchez Hernampérez, Esther Vilas Toledo, Antonio Mª Ávila Álvarez, Carmen Pérez-Santamarina Sanahuja, Sandra Cendal López y Almudena Hernández de la Torre Chicote.


‘La limpieza no manchada’, de Lope de Vega


Con motivo de la celebración de los 800 años de su fundación en el curso de 2018-2019, la Universidad de Salamanca quiso recuperar del olvido y sumar a la conmemoración y al patrimonio histórico del Estudio salmantino esta comedia de Lope de Vega “compuesta y escrita a excitación y por mandato de la Universidad de Salamanca”.


La circunstancia era especialmente gratificante y oportuna porque se cumplían también 400 años del encargo, escritura y entrega de la pieza teatral, que se representó el 29 de octubre de 1618 en el Patio de Escuelas, cuyo proyecto y construcción con autorización del rey Felipe III se había concluido muy pocos años antes (1609-1611).


La edición lleva, en separata exenta a la encuadernación, un texto del profesor Fernando R. de la Flor que enmarca el contexto académico, literario y sociológico de este encargo que unió para los siglos los nombres de Lope de Vega y la Universidad de Salamanca.


Esta edición preparada por la Oficina del VIII Centenario reproduce tal cual fue -esto es, una joya bibliográfica- la que imprimió Gráficas Cervantes, S. A. en 1972 con motivo de celebrarse el Año Internacional del Libro por parte de la UNESCO.


Origen de la obra


El 17 de setiembre de 1617, el Claustro Pleno de la Universidad de Salamanca juzga como más probable la opinión de que la Santísima Virgen fue concebida sin mancha de pecado original.


El 17 de abril de 1618 de nuevo el Claustro Pleno acuerda hacer Estatuto y Juramento de defender la opinión de que la Virgen María fue concebida sin mancha de pecado original, y que tal juramento lo hagan todos los que se gradúen por esta Universidad. La primera jura tuvo lugar el 6 de mayo.


Acordado el Estatuto y Juramento por la Universidad, se tomó asimismo la decisión de hacer solemnísimas fiestas para celebrarlo, y que fueren por octubre porque “las Escuelas estén plenas”, con los estudiantes de vuelta de la vacación estival.


El 24 de julio los profesores comisarios encargados de preparar el programa presentaron un anticipo de los festejos jubilatorios, en el que tras las naturales funciones solemnísimas de acción de gracias, Te Deums, luminarias, cohetes y otras menudencias –se correrían seis toros, por ejemplo– se preveía que “el día siguiente después del Juramento se haga en el Patio de Escuelas un auto de Nuestra Señora de la Concepción”, programa de honras y regocijos para el que se comprometieron a sacar “el dinero de donde lo oviere”.


En esas circunstancias y fechas, entre abril y julio, debió de concretarse el encargo de una comedia a lo divino al que era el primer dramaturgo de la España de entonces: Lope de Vega.