La Junta rebaja el riesgo a peligro bajo y suaviza las limitaciones al uso del fuego

La Junta rebaja el riesgo a peligro bajo y suaviza las limitaciones al uso del fuego

|

En esta situación de peligro bajo, a partir del día 16 de octubre se puede solicitar la quema de restos vegetales en terrenos labrados, huertos y prados mediante comunicación al Servicio Territorial de Medio Ambiente correspondiente con una antelación mínima de 48 horas respecto a la fecha de realización de la quema.


El modelo de solicitud está disponible en la sede electrónica de la página web de la Junta de Castilla y Leon, en la siguiente dirección:


https://www.tramitacastillayleon.jcyl.es/web/jcyl/AdministracionElectronica/es/Plantilla100Detalle/1251181050732/21/1284192654279/Tramite


Es importante recordar que antes de la realización de la quema el responsable de la misma se debe poner el contacto con los agentes medioambientales de la comarca, quienes en base al riesgo de incendio darán el visto bueno al inicio de la quema o la suspenderán.


El resto de quemas en monte requerirán autorización del Jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente, el modelo de solicitud está disponible en la sede electrónica, en la siguiente dirección:  https://www.tramitacastillayleon.jcyl.es/web/jcyl/AdministracionElectronica/es/Plantilla100Detalle/1251181050732/31/1284192505208/Tramite


Según la ORDEN FYM/510/2013, de 25 de junio, por la que se regula el uso del fuego y se establecen medidas preventivas para la lucha contra los incendios forestales en Castilla y León,  en  Época de Peligro Bajo está permitido el uso de maquinaria en los montes, y el uso del fuego en la actividad apícola, observado siempre las medidas preventivas adecuadas. Se podrán utilizar también las barbacoas fijas instaladas en zonas recreativas o de acampada habilitadas por las administraciones públicas, salvo en días de viento, cuando este mueva las hojas de los árboles de manera apreciable, o en días muy calurosos, en las horas en la que la temperatura supere los 30ºC.


Durante esta época de riesgo bajo el operativo se irá adaptando semanalmente a la situación de riesgo de incendios forestales que existe en cada momento,  para dotarlo de medios humanos y materiales adecuados al mismo.


No obstante y a pesar del riesgo bajo, se solicita a la población que siga manteniendo las medidas preventivas en la realización de cualquier tarea que pueda implicar un riesgo de incendio en el monte ya que la vegetación no se ha recuperado aun del déficit hídrico que viene acumulando durante la primavera y el verano y los combustibles muertos tienen un menor contenido en humedad inferior al normal para esta época. Por lo que es importante cumplir todas las normas preventivas.